Fracaso

Violencia sin freno y un gobierno ausente con muerte de inocentes

La Provincia sigue sin resolver la inseguridad urbana. Su ministro del área hace diagnóstico y no pone en práctica acción política alguna. Los legisladores tampoco saben como atacar a esta otra "pandemia"


“La saga de homicidios que ocurrieron en los últimos días en Rosario están vinculados a las economías criminales y a las disputas por el mercado de drogas”.

Esto lo señaló el titular del Ministerio de Seguridad de la Provincia, Marcelo Sain, días atrás, hablando como si fuera un periodista y no un funcionario que tiene a su cargo una de las carteras más complicadas del gobierno provincial, no de ahora, sino desde hace años.

Lo señaló cuando en Rosario se produjo el asesinato número 17 durante septiembre. Hoy se produjo el numero 25.

Y entre estos muertos hubo dos que fueron absolutamente inocentes de cualquier guerra entre narcos.

Siguiendo esa línea, hoy declaró: “No pueden los delincuentes controlar la calle”, en un mensaje hacia la policía.

Sain cada vez que habla explica lo que pasa, pero no no pone en práctica políticas efectivas.

 

Diagnósticos. Esto es lo que expresa el ministro, Y lo que la sociedad aguarda y necesita son acciones.

“No hubo hechos que no estuvieran vinculados a otro tipo de conflictos. En la zona norte de Rosario, esto comienza con el asesinato de un referente muy importante en un contexto en el que, después de la muerte de Ema Pimpi Sandoval, se están disputando varios grupos el dominio del lugar. Esto ocurre desde hace un año aproximadamente”, siguió indicando el ministro como si se tratase de un relato que bien pueden dar Harnán Lascano, del diario La Capital, o Agustín Lagos, en Radio 2.

“Tengo la sensación de que gran parte de esta disputas están todas concatenadas. Matan a uno, después matan a otro….”, agregó

En Rosario hubo 25 crímenes en estos primeros 25 días de septiembre, con la muerte de dos inocentes.

 

El reportaje en cuestión fue realizado en Radio y hay mucho más, pero siempre vinculado a una descripción del mapa delictivo y a las razones  que llevan a las narcobandas a disputarse el terreno a base dee pistolas y muertos, pero nada expresó sobre las acciones de su Ministerio para frenar semejante ola de violencia.

El ministro insiste con un proyecto de reforma que nunca termina de darle forma.

Por su parte, desde la Legislatura, diputados y senadores tampoco parecen estar a la altura de los sucesos.

Tarferri integra hace años la Comisión de Seguridad. Ni él ni sus pares aportan una solución definitiva.

 

Hay un legislador de la región, el senador Armando Traferri, que integra desde hace tiempo la comisión de Seguridad Pública. No se le conoce, como a la mayoría de sus pares, proyectos reales que apunten a frenar la violencia y la delincuencia en territorio santafesino.

El gobierno de Omar Perotti llegó con una consigna: acabar con la delincuencia en territorio santafesino. Fue uno de los caballitos de batalla de su campaña proselitista. A casi un año de ese triunfo electoral, el territorio está igual o peor aún que antes.

Eso evidencia que la política de Perotti, Sain y compañía, en seguridad pública, hasta ahora fracasó.

 

Comentarios