[Galería de Fotos] #Volveralpasado: San Lorenzo en los 90

Los colectivos a Rosario eran los "9 de Julio", la masividad de taxis comenzaba a nacer; el intercambiador de ruta 11 y A012, ni existía. La década del 90 mostró, también, un intendente radical, aunque algunos no lo recuerden...


Los años 90 en San Lorenzo mostraban algunas similitudes con el presente, pero también muchas diferencias.

La avenida San martín ya disponía del cantero central y columnas de alumbrado público, pero sus calles circulaban, por ejemplo, empresas de transporte público de pasajeros que ya no existen más: eran épocas del urbano de los hermanos Cosentino y del 9 de Julio para viajar hasta Rosario, claro, por ruta 11, pues transitar por autopista, como hoy ya ocurre, no pasaba por la cabeza de nadie.

El intercambiador de rutas 11 y AO12 no existía. Apenas si comenzaba a ser un proyecto que surgía de la necesidad de la radicación de las cerealeras de entonces, Vicentín y PeconAgra, que incrementaron el número de camiones en este cruce vial.

Tampoco existía el cobro de peaje para transitar por la autopista Brigadier Estanislao López, por lo que se podía viajar a Rosario o Santa Fe sin pagar un centavo. En esta década, comenzaron a instalarse las primeras estaciones de la empresa AUFE, ganadora de la concesión que la Provincia puso en concurso para mejorar y mantener esta vía rápida.

Para los desmemoriados,estos fueron los años en los que, desde recobrada la democracia en 1983, gobernó un radical en San Lorenzo. Mucho antes que la intendencia quedara en manos de Leonardo Raimundo.  Si bien fue por unas semanas y reemplazando al mandatario de entonces, Armando Traferri, lo cierto es que José Di Cosmo interrumpió la continuidad del peronismo. Por entonces presidente del Concejo Municipal, asumió el cargo por vacaciones del titular del Ejecutivo.

En tren de recuerdo. fueron los tiempos en los que los taxis se sumaron por docenas, transformándose en un servicio público masivo, dejando de ser excluyente. Sea de la mano de la desocupación que crecía a pasos agigantados, muchos ex obreros se transformaban en tacheros, y adaptaban sus autos colocándole tan solo un letrerito de “taxi”.

Para culminar esta galería, quien no añora al viejo cine San Martín, con tantas tardes y noches gloriosas, tanto por la proyección de películas u obras teatrales de esas compañías porteñas en gira. Pero quizás no todos recuerden que tras su cierre, el lugar fue ocupado por una tienda rosarina: Nosotros. Luego siguieron las bailantas y el desmantelamiento definitivo de tan magnífica estructura edilicia.

Una apretada galería de imágenes para recordar aquellos viejos tiempos, que no son tan viejos…

Comentarios