Volvieron a atrapar al caco que había chocado contra el paredón de un cementerio

Días atrás, en Granadero Baigorria, un auto terminó su alocada carrera tras una persecución policial. El conductor fue detenido, dejado en libertad y ahora, vuelto a ser detenido


La semana pasada, un accidente vial cobró notoriedad por un doble motivo: por un lado, porque el coche colisionó contra el paredón del cementerio de Granadero Baigorria, y por el otro, porque conductor y acompañante escapaban de la policía.

Los ocupantes del Peugeot 407 siniestrado eran dos personas, jóvenes, de unos 20 años cada uno y eludían un control policial que la fuerza de seguridad había instalado como un operativo de prevención rutinaria.

¿Por qué lo eludieron? Es que el auto tenía un pedido de secuestro por un robo perpetrado días antes en Rosario y por estar vinculado a un acto delictivo (una entradera) perpetrado en calle Gallo, también en Rosario.

Incluso, tras aquella detención, que se produjo una vez que acabó esa alocada carrera (contra el paredón del cementerio), se los vinculó como barras bravas de NOB que habían participado de otro delito.

Como fuese, con el paso de las horas, ambos fueron liberados y se reinsertaron en sus actividades habituales que, al menos para uno de ellos, parece ser la de delinquir. Porque ayer, cerca del mediodía, fue otra vez detenido en otro operativo policial realizado en Pasaje Obligado y Buenos Aires.

Esta vez, el joven fue atrapado por ser sindicado por una víctima de  robarle $ 1,500 y un celular, debajo del puente Rosario-Victoria.

Comentarios