Ya no calma fieras: vecinos se pelean con piñas y cuchillos por “culpa” de la música

Dos hechos violentos ocurrieron este fin de semana, en San Lorenzo y en Puerto San Martín. En ambos la música fue determinante para que los ánimos se crispen. Los detalles.


En Puerto San Martín el enfrentamiento se produjo en dos etapas, el sábado y este lunes. El escenario de la pelea es barrio San Sebastián, en calle Islas Malvinas al 1100. La pelea se produjo entre dos vecinos linderos y el motivo inicial habría sido que uno de ellos escuchaba muy fuerte cumbia el sábado por la tarde.

“En principio se pelearon entre ambos, fue un discusión y algunos golpes. Pero el lunes, cuando dos muchachos venían de festejar el día del amigo, vieron a su vecino y volvieron a pelearse. Esta vez a los golpes se sumó un ataque con cuchillos y uno de los hombres debió ser suturado en el Catalina Salomón por heridas en la cadera y el muslo izquierdo”, contó a SL24 el Crio. Ernesto Gaudencio, jefe de la Comisaría 5° de Puerto San Martín.

Las versiones entre los peleados son cruzadas y mientras el que estaba sólo dice que la discusión se inició por la música, los otros aseguran que se debió a que habían sido “buchoneados” por una infracción ante el Centro de Protección Civil local.

Los tres sujetos pasaron varias horas detenidos y ya recuperaron su libertad. Todos quedaron imputados por el hecho y están a disposición de la Fiscalía regional.

En San Lorenzo también se produjo una discusión entre vecinos y la música esta vez sí, sin dudas, fue el elemento determinante. El hecho se produjo el sábado por la tarde, en calle 20 de febrero de barrio Bouchard.

“Mi hermano trabaja toda la semana y los sábados a la tarde le gusta escuchar música. Y siempre que pone música le caen los milicos para que la apague” (sic). Así explicaba Mónica el inicio de lo que luego sería una fenomenal gresca en FM Horizonte.

El último sábado la discusión habitual pasó a mayores cuando Matías Gordillo decidió preguntarle a su vecina si era ella quien le había mandado a la policía. Si bien ésta se negó tras una corta charla aparecieron otros cuatro vecinos que, sin mediar palabras, le pegaron fuertemente al hombre en el rostro y el cuerpo.

La desigual pelea creció cuando intervinieron los hijos de Gordillo, un muchacho menor de edad y una adolescente de 18. Los tres resultaron con heridas y golpes y la policía debió intervenir para -a diferencia del efecto de la música- calmar los ánimos.

Comentarios