Tareas comunitarias

Atropelló a un inspector de tránsito y lo condenaron a pintar cordones

El conductor del auto frenó pero pocos instantes después retomó su marcha y en el intento de fuga, arrolló deliberadamente a un agente municipal que debió ser trasladado al hospital.

El conductor de un vehículo que dándose a la fuga arrolló a un agente de control en diciembre del 2019, tuvo que cumplir tareas comunitarias bajo la supervisión del Municipio. Este resarcimiento hacia la comunidad fue una de las penas que impuso el juez en el marco del fallo de la causa. La Secretaría de Control dispuso que cumpliera las horas dispuestas pintando cordones en la zona balnearia de La Florida, de cara a la próxima temporada veraniega.

La acción se desarrolló esta semana y contó con la supervisión de personal municipal. Se lo incorporó durante las doce horas que debía cumplir de trabajo comunitario a un grupo de tareas que se encuentra perfeccionando la señalética en el balneario La Florida, que se prepara para recibir miles de rosarinos este verano. Todos los elementos utilizados fueron provistos por la Secretaría de Ambiente y Espacio Público.

El hecho puntual había tenido lugar en diciembre del año pasado, en Córdoba y Constitución, donde agentes de la Secretaría de Control desarrollaban un operativo vehicular. El conductor del rodado frenó su vehículo, pero pocos instantes después retomó su marcha y en el intento de fuga, arrolló deliberadamente a un agente municipal que debió ser trasladado al Heca.

Se realizó la denuncia penal correspondiente y gracias a las cámaras de seguridad que se encuentran en la zona, el fiscal interviniente en la causa pudo establecer la patente y realizar la investigación correspondiente que culminó con una detención.

Posteriormente tuvo lugar una audiencia donde se lo imputó por lesiones graves calificadas. En la misma, recuperó la libertad bajo una caución de 50 mil pesos y la obligación de comparecer ante la autoridad todos los meses dando cuenta de su paradero.

El proceso legal siguió adelante y finalmente, a mediados de este año se le dio la suspensión del juicio a prueba, con tres medidas a cumplir. En primer lugar, se le entregaron los 50 mil pesos depositados en concepto de caución al inspector que fuera víctima del violento hecho. En segundo término, la realización de dos cursos de reeducación y concientización vial que ya fueron realizados y aprobados por la Secretaría de Control. Y por último, 12 horas de trabajo comunitario bajo la supervisión del municipio, que se cumplimentaron esta semana.

Este año también tuvo lugar un fallo similar sobre un hecho ocurrido en enero del 2021 en el que un individuo arrojó un ladrillo mientras los inspectores estaban desarrollando un operativo. El proyectil impactó sobre uno de los vidrios de los móviles, provocando su ruptura. En aquella oportunidad las fuerzas de seguridad que acompañaban dicho operativo persiguieron y dieron con la persona que finalmente fue detenida. La justicia dictaminó en mayo que el individuo tuviera que pagar más de 30 mil pesos para reponer lo dañado.

5