Oliveros

Chicos de San Lorenzo y Puerto hicieron el UPD en Oliveros y le cayó la policía

Los vecinos molestos por el ruido llamaron a la policía y la comuna. La policía montó un operativo con efectivos, guardia urbana y personal de la fiscalía para desalojar el lugar.

La zona Avenida Libertador al 200 anoche tenía un movimiento inesperado. Es que al parecer, un hombre de San Lorenzo propuso su casa de fin de semana para concretar una mega fiesta de Ultimo Primer Día (UPD) de clases y estudiantes de Puerto San Martin, San Lorenzo y Rosario arribaron en trafics, colectivos y autos particulares. La música fuerte generó un aluvión de reclamos de los vecinos del barrio y la convocatoria superó ampliamente las 200 personas. Las autoridades locales lograron desarticular el evento de “manera pacífica”.

Fue un despliegue impresionante pero con un detalle clave: Nunca requirieron ningún tipo de autorización para realizar el evento. Decenas de autos particulares, trafics y hasta cinco colectivos se empezaron a sumar en la zona de Avenida Libertador al 200 en Oliveros para que los adolescentes, algunos con sus padres, vivieran la fiesta que se puso de moda en los últimos años: El Último Primer Día (UPD) del secundario.

El movimiento en el barrio llamó la atención pero todo se complicó alrededor de la una de la mañana cuando el Dj comenzó con su repertorio. La música fuerte fue el motivo clave para que muchos vecinos convocaran a las autoridades locales para que intervinieran. Personal de la comisaría 12da fue el primero en acudir donde entrevistó al dueño de casa, se informó del contexto y determinó que se trataba de una fiesta clandestina en una casa de fin de semana. 

Luego, regresaron varias veces más. El ida y vuelta también sumó a las autoridades de tránsito y el juzgado de faltas, recientemente asumido por el abogado Federico Martinez. Para la 1.40 después de varios llamados y visitas lograron desarticular la fiesta que no contaba con ningún tipo de autorización. El Ministerio Público de la Acusación, bajo las directivas del fiscal Lucente, determinó que se desaloje de manera pacifica y para las 2.45 ya no quedaba nadie. 

“En buenos términos”

Hubo una sucesión de malas decisiones que terminaron en un importante operativo y seguramente una multa a la altura de las circunstancias. Según narraron fuentes oficiales a IRE, personal policial comenzó a recibir las alertas alrededor de la una de la mañana.

Afuera de la casa de fin de semana, la postal daba cuenta de un importante evento, donde había gente llegando en micros, tráfics y vehículos particulares y superaron ampliamente las 200 personas. Lo que además, generó dificultades para que coordinen el retorno a sus localidades de residencia.

El costo de la entrada, fue de $3.500 y pese a que el dueño de casa estaba en el evento y pidió a las autoridades locales que “le hagan la segunda” en menos de dos horas el encuentro estaba completamente terminado.

Recién asumido

El joven abogado, Federico Martinez, fue la última incorporación em la estructura de la comuna de Oliveros para administrar el juzgado de Faltas. El evento de este domingo fue en definitiva su primera acción de campo, y coordinó el trabajo junto al resto de las autoridades locales.

Allí descubrieron en primera instancia de que el encuentro del UPD no estaba habilitado para llevarse a cabo y por consiguiente no se tenían los standares de coordinación y seguridad que ameritara una fiesta de esas características. En diálogo con IRE, Martinez adelantó que ya abordaron lo sucedido y que esperaban documentación para hacer la intimación correspondiente.

Pero, al parecer tampoco fue la única imprudencia sino que el dueño de casa, quien convocó a la fiesta tampoco tenía la documentación de la propiedad en regla, con la inscripción reglamentaria en catastro donde todavía aparece como terreno baldío pendiente de planos y permiso de edificación. Lo que seguiría sumando infracciones a las cometidas.

 

Fuente: IRE

30