El huevo o la gallina

Comerciantes de Villa La Ribera en llamas por los controles sobre la ruta 91

Ruta 91 donde pasa el 30% de la cosecha Argentina
La policía montó un operativo sobre la ruta 91 para intentar evitar el bloqueo de la villa, esto perjudica a los comercios instalados sobre la vera de la ruta que brindan servicios a los camineros

La cosecha gruesa se está demorando unos días por el clima pero sin dudas la llegada masiva de camiones es inminente. Marzo es el mes en el calendario donde todo se intenta ordenar para dar inicio al intenso paso de vehículos y la coordinación empieza a tener sus decisiones operativas. Evitar que los camiones frenen sobre la 91 es una de ellas y el impacto ya se siente en los comercios de La Ribera. “Lo que no entendemos los comerciantes es por qué la policía prohíbe, en lugar de estar controlando de que no estén en lugares que perjudiquen a los vecinos”, remarcó un dueño de un negocio.

Son días de intensa incertidumbre donde los contrapuntos se sienten en la previa de la cosecha gruesa. Mientras los emprendimientos aguardar un respiro económico apostando a la llegada de los camiones que van rumbo a los puertos se encontraron con la restricción que les quita toda expectativa. “Por una orden que viene de Santa Fe prohíben parar a los camiones en lo que sería el tramo de la ruta 91 entre autopista y ruta 11 perjudicando totalmente a los comerciantes que estamos sobre ese trayecto”, resumió Gustavo completamente indignado.

Es que es el dueño de dos comercios que tienen servicios para los transportistas y se encontraron con la medida restrictiva que les quita la posibilidad de ofrecer los servicios: “La pregunta es por qué la prohibición y nos dicen que porque los vecinos se quejaron de la problemática que ocasionan los camiones, porque no pueden salir de sus casas, porque tapan las entradas y salidas de vehículos de los estacionamientos, estacionan cerca de las bocacalles y no se ve cuando se ingresa la ruta desde un camino de tierra. Lo que no entendemos los comerciantes, es por qué la policía prohíbe, en lugar de estar controlando de que eso no pase”.

En ese sentido, avanzó: “¿Qué proponemos nosotros? Que la policía esté y que controle que los camiones no molesten a los vecinos. Acá se produjeron accidentes porque nunca controlaron el ingreso de camiones en cosecha gruesa a los puertos, no por estacionarse al costado de la banquina. Es más, ahora se tornó mucho más peligrosa la ruta porque al no dejarlo parar pasan más rápido”. Y cerró: “Queremos soluciones, no prohibiciones”.

En consonancia con el reclamo, Mauro otro propietario explicó: “Soy comerciante de La Ribera y tengo más de cinco empleados. Esta decisión que la Vial no deja parar ningún camión nos afecta a todos. Nosotros trabajamos mucha clientela de camiones, tenemos una rotisería, almacén, le brindamos un servicio para que ellos vayan al baño, se puedan duchar, y hace unos días, aproximadamente dos semanas, ya venimos con que directamente no los están dejando parar desde la entrada de la autopista“.

Lo que genera que no haya movimiento económico y por supuesto tenga un efecto negativo en su proyecto: “Es una problemática porque los camiones no pueden parar en ningún lado, directamente siguen viaje, lamentablemente nos vemos afectados porque si no movemos el negocio tenemos que bajar el personal, y hoy en día está muy dura la mano para dejar a gente sin empleo”.

Indignado por el contexto, el emprendedor reclamó: “No es justo que ni siquiera puedan parar enfrente de nuestros negocios, ayer por la tarde ya hasta entraban los oficiales de la vial adentro del negocio a sacarme los clientes que estaban comiendo, que tenian el camión bien estacionado sobre la banquina enfrente de los negocios, que no molestan a nadie”. Al concluir, afirmó: “Estamos buscándole la vuelta para ver qué es lo que podemos solucionar sin llegar a mayores, lo queremos solucionar pacíficamente, hablando, a ver con quién nos puede dar una respuesta”.

La situación es similar para todas las bocas de venta sobre el sector, otra comerciante determinó: “La situación no da para más. No dejan parar a los camiones ni dos minutos, ni a comprar ni para ir al baño. Y aparte de que son gente que están horas y horas en el puerto, que no los dejen parar a comprar una botella de agua me parece que es algo totalmente descabellado. Una medida totalmente fuera de lugar. Como comerciantes vivimos de esto, no estamos teniendo ninguna venta. Nos está perjudicando a todos”.

Una trabajadora también se sumó al pedido: “Estamos preocupados por la situación en que nos encontramos y desconcertados por la decisión que han tomado de traer a la policía para sacar totalmente a los camiones, sabiendo de que nosotros vivimos de eso, de que nuestro crecimiento tanto personal como profesional es en base a los camiones”.

Por su parte, un transportista también manifestó su descontento ante la medida: “No puede ser que no nos dejen parar ni a comer, te echan como perro, siempre vengo acá y nunca hubo un problema. Estamos indignados con los compañeros, es terrible, porque nosotros queremos parar a comer, parar a descansar, encima que te tienen de un día para el otro, te dan vueltas para descargar, te echan, tenés que andar buscando lugar, dando vuelta por todos lados, no sabés qué te va a pasar, no sabés con qué te van a salir, y encima te echan, no te dejan estacionar, es terrible”.

Todavía no comenzó el pico de camiones, pero la cosecha gruesa hace sentir sus primeros inconvenientes. El reclamo de vecinos de mayor seguridad entró en cortocircuito con el de trabajo de los comerciantes y por lo pronto la orden del operativo es que no haya transportistas en las banquinas de la traza de ruta 91 entre el peaje y la ruta 11.

 

Fuente: Ire

30