Menem lo hizo

Cuando el Cordón Industrial estuvo a punto de desaparecer

La gestión dele x presidente generó una transformación de la región, con el cierre de fábricas y miles de operarios despedidos, pero dio inicio al actual complejo sojero


En los inicios de la década del 90, el Cordón Industrial sufrió una profunda y extrema transformación que puso en vilo su futuro, caracterizado por la existencia de fábricas y la existencia de miles de puestos de empleo, tras la gestión que inició el ex presidente Carlos Saúl Menem, hoy fallecido.

Es que dicha transformación significó el cierre de más de una docena de fábricas y la expulsión de miles de obreros, que de un día para otro se encontraron en la calle.

En esa lista se recuerdan la desaparición de Cerámica San Lorenzo, Porcelanas Verbano, Destilería San Lorenzo, Colgatte Palmolive, Massey Fergunson, Electrocolor, Fibroquímica (papelera San Lorenzo), Frigorífico Ardeol, Pigmentos Delta y Celulosa Andino, entre otras.

Algunas se reconvirtieron, pero la sangría de trabajadores era una realidad.

Otras achicaron sus planteles, como Duperial, Fabricaciones Militares y Sulfacid, por citar solo algunas.

Cerámica San Lorenzo, una de las tantas plantas industriales que cerraron sus puertas en esos años.

 

En esos tiempos se sucedieron las movilizaciones populares y surgieron los “piquetes”, una invención que luego se trasladó a todo el país, de la mano de la entonces combativa CGT San Lorenzo que prácticamente protestaba en soledad, habida cuenta que los intendentes de las localidades de la región estaba en manos de intendentes peronistas que comulgaban con la línea del menemismo.

A cambio, fue la presidencia de Menem la que sentó las bases de lo que es hoy el complejo sojero.

Hasta entonces había una sola industria aceitera y era Indo, luego transformada en La Plata Cereal y ahora en manos de Bunge, en Puerto San Martín.

El Sindicato Aceitero era un gremio menor, con pocos afiliados, lejos del poderío que representa en la actualidad.

Tras la expulsión de miles de obreros, la CGT San Lorenzo “inventó” los piquetes como forma de protesta.

 

Y si de sindicatos se trata, hubo algunos que desaparecieron, como el de los Jaboneros, y otros que por poco no siguieron igual camino, como los Ceramistas, Supe  o los Papeleros.

Recién a finales de esa década fatídica, la región volvió a recuperarse con la aparición de nuevas industrias tales como T6, Vicentín (hoy caída en desgracia), Molinos, Cargill y Nidera. Y con el nuevo milenio, más puertos y aceiteras se radicaron en Timbúes.

Claro que tras ello, el Cordón Industrial quedó “partido” con localidades pudientes como San Lorenzo, Puerto San martín y Timbúes, que concentran el grueso de las agroexportadoras, y otras destinadas a administrar con lo pueden, tal los casos de Granadero Baigorria, Capitán Bermúdez y Fray Luis Beltrán.

Si hay una presidencia que la región recuerda a sangre y fuego fue la de Carlos Menem. De eso, no hay dudas.

Alejandro Romero

 

 

 

Comentarios