Precios

Cuánto cuesta armar el arbolito para esta Navidad

Los comerciantes afirmaron que los productos acompañaron a la inflación y se mostraron preocupados por cómo evolucionarán los precios y las ventas tras el cambio de gobierno.


Con la proximidad de la Navidad, los comerciantes de la región demostraron preocupación ante la impactante inflación que afecta los costos de los productos, generando temor sobre la evolución de los precios y las ventas después del cambio de gobierno.

A pesar de que las ventas navideñas se describen como «tranquilas», con un promedio de tickets alrededor de los tres mil pesos, los comerciantes señalan que armar el árbol de Navidad desde cero implica un desembolso inicial de más de 10 mil pesos. Esta cifra, junto con la incertidumbre sobre el escenario post 10 de diciembre, mantiene nerviosos a los comerciantes.

Miguel Rucco, referente del paseo comercial Calle San Luis de Rosario, destacó que, aunque las expectativas son moderadas, la respuesta de la gente fue positiva. Sin embargo, subrayó que la inflación afectó notablemente los precios de artículos con licencia de personajes de películas, registrando un aumento del 140% desde el verano pasado.

El comerciante también informó que la compra promedio para la renovación de adornos navideños oscila entre dos mil y tres mil pesos. Y destacó las tradiciones familiares presentes en el consumo, donde cada año se reponen o agregan dos o tres adornos, y cada siete años se cambia el árbol.

En cuanto a los costos, los pinos de Navidad varían entre $3.000 y $20.000, mientras que los adornos y borlas tienen precios promedio entre 550 y 700 pesos. Elementos como la estrella de Belén y las luces tienen valores que oscilan entre 400 y 600 pesos, y 2.500 a 4.000 pesos, respectivamente.

Rucco resaltó que la situación económica actual lleva a que la gente busque productos económicos y accesorios para renovar sus árboles, especialmente en hogares con niños, donde se desea tener un ambiente navideño atractivo.

En referencia a las perspectivas futuras, los comerciantes muestran preocupación por los anuncios del gobierno entrante sobre medidas relacionadas con el tipo de cambio, temiendo que estas afecten el consumo de productos no esenciales. Además, las declaraciones sobre «estanflación» generan incertidumbre sobre cómo se sostendrá la caída del consumo a largo plazo.

Comentarios