Segunda ola

Devastador coronavirus: mayo marcó un récord de muertes en el Cordón Industrial

Desde el Grupo Previnca San Lorenzo, a cargo del 90 por ciento de las prestaciones fúnebres desde Baigorria hasta Barrancas, confirmaron que atendieron 253 fallecimientos. Superó la marca de 198 sepelios de noviembre pasado. "La situación es gravísima", reconoció el empresario Fabio Caramuto.


A partir de la devastadora segunda ola de coronavirus, en el pasado mes de mayo se registró una marca récord de servicios de sepelio en el Cordón Industrial. Desde el Grupo Previnca San Lorenzo, a cargo del 90 por ciento de las prestaciones fúnebres desde Granadero Baigorria hasta Barrancas, confirmaron que atendieron 253 fallecimientos.

“El 40 por ciento de estos sepelios, o sea más de 100 casos, fueron por coronavirus. Nunca vivimos algo así”, manifestó Fabio Caramuto, uno de los titulares del Grupo Previnca en el Cordón Industrial. Las alarmantes cifras de mes pasado batieron la marca de 198 sepelios que la histórica compañía funeraria de la región había atendido en noviembre de 2020, en plena primera ola de Covid-19.

En 107 años de trabajo, la empresa nunca había alcanzado semejantes cifras de servicios fúnebres. “Tenemos registros del año 50 en adelante, aunque los números eran muchos menores porque la población era inferior. Desde que se estabilizó la cantidad de habitantes en la zona manejábamos un promedio de 100 sepelios mensuales. En algún invierno llegamos a picos de 110 o 120 porque se trata de la estación en donde generalmente hay más personas fallecidas”, precisó Caramuto.

El récord anterior al registrado en noviembre pasado -que ahora se convirtió en la segunda marca más alta de servicios fúnebres- se había dado hace aproximadamente 10 años atrás. “En un mes tuvimos un pico de 137 sepelios”, recordó Fabio Caramuto. “Los números actuales reflejan que la situación por el coronavirus es gravísima”, advirtió el empresario sanlorencino.

El incremento de la tasa de mortalidad por el coronavirus llevó a las cocherías a requerir de mayor stock de artículos funerarios a los proveedores para garantizar la cobertura de los servicios fúnebres. “Aumentó la demanda de ataúdes y de chapas metálicas”, reconoció Caramuto.

Desde el Grupo Previnca San Lorenzo también trabajan en la contención de familiares de fallecidos durante la pandemia. Sobre todo por la restricción del número de personas que pueden ingresar a una sala velatoria debido a las medidas del protocolo para evitar la propagación del Covid-19.

Caramuto apuntó que en tiempos de coronavirus “la mayoría de los familiares de los fallecidos optan por la cremación. Estábamos realizando alrededor de 80 mensuales y en el mes de mayo hicimos cerca de 175. La cultura de la cremación fue ganando adeptos”, concluyó uno de los titulares del Grupo Previnca San Lorenzo.

Comentarios