Tribunales de San Lorenzo

El incorregible gatillero que quiso matar a Brenda y escaparse dos noches atrás de la AIC

Escalofriante relato del fiscal Nicosia sobre el accionar de Héctor Germán Gerber, el tiratiros de 25 años que estuvo casi tres meses prófugo y quedó en prisión preventiva hasta el juicio por el criminal ataque a la mujer sanlorencina para robarle el auto en Bolivia y Falucho.


La Justicia de San Lorenzo dispuso la prisión preventiva hasta el juicio para Héctor Germán Gerber, el gatillero de 25 años que intentó asesinar la tarde del 4 de agosto pasado a Brenda Giles para robarle el auto en Bolivia y Falucho. Dos días atrás lo detuvo la Agencia de Investigación Criminal en barrio Copello de Capitán Bermúdez, luego de permanecer prófugo durante dos meses y medio tras aquel resonante hecho para la comunidad sanlorencina.

La audiencia imputativa celebrada este viernes al mediodía en Tribunales de San Lorenzo se caracterizó con un pormenorizado relato del fiscal Maximiliano Nicosia, sobre la abundante evidencia recolectada en la causa que investiga el ataque brutal a Brenda Giles. Y también acerca del accionar evasivo de Germán Gerber. Desde que se fugó con el auto robado a la sanlorencina hasta que intentó escaparse antenoche del lugar transitorio de detención, en la sede rosarina de la Agencia de Investigación Criminal. En la resolución, el juez Ariel Cattáneo le dictó la prisión preventiva por el plazo de ley para el sindicado autor del disparo que casi le cuesta la vida a la sanlorencina.

Es que el pasado miércoles por la noche, alrededor de las 23.30 horas, intentó evadirse del lugar en donde estaba alojado en dependencias de la AIC. Según describió el fiscal Nicosia, su accionar consistió en dañar los barrotes del cielorraso de la celda y huir a través del techo. Finalmente resultó recapturado por personal policial en el mismo predio de zona sur de Rosario.

Según la reconstrucción de los hechos, Gerber iba acompañante en el Peugeot 408 que colisionó de atrás al Renault Clío que manejaba Brenda, cuando estaba detenida por el semáforo de Bolivia y Falucho. «Sacó una pistola 9 milímetros y le disparó a quemarropa. Logró apoderarse del auto y efectuó otro disparo cuando la víctima estaba tendida, que no logró impactarle pero que sí dañó los cristales de otro vehículo estacionado y la vidriera de un comercio», precisó Nicosia.

La calificación legal provisoria escogida por el fiscal sobre el ataque a Brenda Giles no fue otro que homicidio criminis causa, en grado de tentativa. «Hay elementos concretos que no se pueden ocultar. Las cámaras lo ubican a Gerber arriba del Peugeot 408 que tenía pedido de captura por un homicidio en Carcarañá que tramita el fiscal Baños», advirtió Nicosia en la audiencia.

Tras el brutal ataque a Brenda que incluyó un disparo que le atravesó la cara, Gerber emprendió la huida al igual que el conductor del Peugeot 408 que ya se encuentra identificado, tal como lo anticipó el funcionario del MPA. «En su fuga Gerber intentó chocar a un patrullero del destacamento de barrio Rucci. Chocó en una rinconada y abandonó el auto de Brenda en Ibarlucea. Se escapó sin zapatillas y dejó las huellas en el auto de Brenda. A las 22 horas de aquel día ya sabíamos que había sido Gerber», completó.

Matías Vallina, comerciante de Bermúdez que también está imputado con prisión preventiva en la causa por el delito de encubrimiento, recibió un llamado de Gerber aquella noche desde el teléfono celular de un vecino de Roldán para que lo fueran a buscar. «Gerber salió corriendo y le pidió a un vecino de Roldán un teléfono para llamar a Vallina. A ese vecino le dijo que le habían sacado el auto en un control vehicular», expuso Nicosia.

Y en ese sentido añadió que «el 5 de agosto, es decir un día después del ataque a Brenda, se lo vio a Gerber frente al negocio de Vallina». E insistió a partir de las pruebas que «fue Gerber el que le disparó a Brenda», por lo cual «este hecho tiene una pena mínima de 15 años de prisión, aunque tendría que cumplir otros tres más por una condena anterior de ejecución condicional».

La Fiscalía también se le imputó a Gerber haber recibido y ocultado de la autoridad y con ánimo de lucro el Renault Logan que había sido sustraído en un hecho de robo a mano armada del 28 de enero de 2022 en Capitán Bermúdez. Y se le atribuyó conjuntamente la tenencia compartida de un arma de guerra y un arma de uso civil durante un allanamiento en un complejo de cabañas de Funes: una pistola calibre 11.25 sin marca ni numeración visible, con cargador colocado con siete cartuchos del mismo calibre intactos y una pistola marca Bersa calibre 22, sin numeración visible, plateada, con cargador y 10 cartuchos del mismo calibre.

Durante su detención del pasado miércoles en Copello, constó en un parte policial que Gerber gritaba «Avísenle a Mabel, avísenle a Mabel», en alusión a una reconocida vendedora de droga del barrio. Nicosia entendió que el imputado hizo todo lo posible para entorpecer el procedimiento. «Dio otro nombre sobre su identidad y hasta proporcionó un número falso de DNI. Y cuando ya estaba detenido en la AIC Se raspó las yemas de los dedos contra la pared para que no sea fichado. También tiene causas por homicidio que investigan los fiscales (Carlos) Ortigoza y (Marisol) Fabbro», concluyó Nicosia.

Brenda estuvo internada en grave estado, primero en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria y luego en el Sanatorio Parque de Rosario. La herida provocada por una bala le ingresó por el pómulo y le salió por detrás de su oreja, especifica la investigación.

Brenda perdió cuatro litros de sangre y el panorama era desfavorable, pero el proyectil no afectó ningún área vital de su cráneo y al cabo de las primeras 36 horas experimentó una evolución asombrosa, había asegurado su papá Fabián Giles.

El emblemático caso de Brenda Giles provocó una movilización de taxistas y vecinos hasta del propio intendente Leonardo Raimundo para bloquear la circulación ascendente de la autopista Rosario-Santa Fe a la altura del peaje troncal de Puerto San Martín, en reclamo de policías y patrulleros para reforzar la seguridad pública en la ciudad de San Lorenzo.

Comentarios