Mafias

El manejo de la UOCRA San Lorenzo la causa que terminó con Bracamonte y Vergara presos

Las amenazas del jefe de la barra brava de Rosario Central al delegado a cargo de la seccional San Lorenzo la clave para la detención de la cúpula del gremio de la construcción.


Vergara en la elección en la seccional San Lorenzo

La escena tuvo lugar en el restorán “Nuevo Cid” de barrio Echesortu en febrero. En el almuerzo, organizado por el secretario general, Carlos Vergara, estaba la mesa chica del gremio Uocra de la región. El convite se vio interrumpido cuando el barra Andrés “Pillín” Bracamonte llegó sin invitación y comenzó a mirar fijo a un delegado, Juan Pablo Menucci, un hombre afectado a Villa Constitución, Venado Tuerto y San Lorenzo. Cuando Menucci encaró para el baño, Pillín lo siguió. Y, según este delegado, el barrabrava lo prepoteó: “Yo te dije que te iba a sacar de San Lorenzo y de Villa y voy por vos y por tu familia”.

La denuncia sobre ese episodio fue uno de los puntapiés para que la fiscalía comenzara a investigar nuevamente a Pillín, luego de la fallida investigación de 2020 que lo tuvo algunos meses en prisión preventiva, pero que luego acabó en un limbo del que ahora parecer despertar, esta vez en el marco de una relación “simbiótica” con la cúpula de la Uocra.

En mayo, Menucci expuso que “Bracamonte y su gente comenzaron a manejar bajo amenazas las viandas y baños químicos de todos los agremiados del cordón industrial, amenazando y apretando también a los empresarios como para que contraten sus servicios, caso contrario sufrirían consecuencias”.

“En su momento para comenzar a meterse en el sindicato y lograr todo eso, Bracamonte amenazó y extorsionó a Vergara, a punto tal que lo obligó a que su hijo estuviera anotado en empresas afiliadas a la Uocra, sacando arrendamientos (sueldos) sin trabajar”, expuso el denunciante.

Sin embargo, en sus presentaciones posteriores cambió su consideración sobre el uno del gremio, y develó prácticas presuntamente extorsivas de Vergara.

Como en la presentación del pasado 30 de noviembre, donde Menucci mencionó a Mónica, una “amante exclusiva” de Carlos Vergara vinculada con la prostitución vip “que le consigue mujeres trans” y a la que anotó como delegada del gremio en una empresa constructora, aunque no trabaje en la firma.

A la constructora, dijo el denunciante, pagarle el sueldo a esta amante de Vergara le sirve para no tener problemas. Vergara, según Menucci, haría lo mismo con familiares que están anotados y cobran sueldos en empresas en las que no trabajan. “Si las empresas no aceptan estos «rentamientos» empieza a hacerle denuncias en el Ministerio de Trabajo”, dice el denunciante.

Sin embargo, Menucci, como en un policial negro donde la distinción entre malos y buenos es difusa y cada personaje juega su partido, terminó detenido este lunes. Es que para la Fiscalía llevó a cabo prácticas extorsivas similares a las que denunció, hasta que fue expulsado de la asociación ilícita y terminó como un paria del gremio. Su situación judicial es incierta.

Para la investigación del fiscal Miguel Moreno, Menucci fue corrido en San Lorenzo por Luciano Godoy, un hombre de Pillín, dedicado a «acordar» la contratación de los servicios de viandas y baños químicos.

Comentarios