Conflicto portuario

«El presidente del Enapro dijo que no piensa darle un año más de concesión a la empresa»

Luis Cabrera, uno de los cinco estibadores despedidos con causa del puerto de Rosario, afirmó que el titular del Enapro realizó dicho planteo en las negociaciones con la ministra de Trabajo nacional Raquel "Kelly" Olmos.


Uno de los cinco trabajadores despedidos con causa apareció este jueves encadenado en uno de los portones de ingreso del Puerto de Rosario. Lo acompañaba un reducido grupo de estibadores, que no figuran en la lista de 20 empleados que la empresa TPR propuso reincorporar en las negociaciones con el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa).

“Supuestamente somos 25 despedidos, pero hay 600 en total que estamos sin trabajar”, planteó Fernando, el estibador que se encadenó en el portón de avenida Belgrano a la altura de Cerrito. “Estoy en el grupo de los 5 despedidos. Nadie habló con nosotros. Si ellos dicen que nos echaron con causa, en estos momentos estaríamos detenidos. Esto es un juego de ajedrez. La empresa viene por más años de concesión y nos está utilizando”, consideró Luis Cabrera, otro de los portuarios que dialogó con Marcelo Fernández para CNN Radio Rosario.

Cabrera confesó que “cuando hablamos con la ministra (Raquel Olmos) saltó el presidente del Enapro (por Guillermo Miguel) y dijo que no pensaba darle un año más de concesión a la empresa. Entonces le aclaré a la ministra que el problema no pasaba por cinco trabajadores despedidos. Nos están condenando al hambre para que le otorguen más años de concesión”, evaluó el trabajador portuario.

«Aunque la empresa nos llame para arreglar un retiro voluntario, acorde a lo que nos corresponde, la realidad es que no nos queremos ir», aseveró Cabrera. «No sé por qué la empresa argumenta que nos despide con causa. No nos vamos a ir del puerto. En la última reunión con la ministra le pregunté si no le parecía raro que se esté convirtiendo en un puerto sucio, con multas millonarias por pagar y cargas que se están pudriendo por un conflicto con cinco trabajadores».

Cabrera aseguró que el secretario general del Supa Rosario mandó semanas atrás a un grupo de trabajadores a tomar el puerto. “César Aybar nos dijo que el ministerio se había abierto de gambas (sic) y que no nos quedaba otra que saltar los portones y meternos en el puerto. El primero en llegar fui yo. Agarré al personal de seguridad y le quité la llave. Y entramos. La empresa argumenta que por eso fuimos despedidos con causa”, reconoció el estibador.

A Cabrera le llamó la atención que en la protesta de este jueves no haya nadie presente del Supa. “Nos estamos manifestando para que el conflicto se haga más visible y nos parece raro que acá no haya nadie del gremio. Nuestros hijos se están cagando de hambre hace dos meses y nadie aporta una solución”, lamentó.

Cabrera también reconoció «equivocaciones» en los métodos violentos de protestas, como los destrozos ocasionados en el edificio de la Municipalidad de Rosario. “Reconocemos que tuvimos errores. Nos retractamos y estamos dentro de una medida de lucha. Entendemos que fue un acto violento. Pero también es un acto violento que lleguemos a casa y veamos a nuestros hijos que no tienen para comer”, justificó.

En reiteradas oportunidades, Aybar reclamó la intervención del gobierno provincial para destrabar el conflicto. “Lamentablemente todos están haciendo la vista gorda. En ningún momento el gobernador (Omar) Perotti vino a dar la cara», enfatizó el estibador despedido.

“Queremos la reincorporación. Hoy vinieron por cinco trabajadores y cuando mañana haya que discutir por otra paritaria, vendrán por más. Acá no pasa solamente por cinco compañeros. Hoy nos pasa a estos cinco y mañana le va a pasar a cincuenta”, especuló Cabrera.

En la última asamblea realizada frente a la sede gremial del Supa, se resolvió seguir reclamando por la reincorporación de los 25 trabajadores despedidos. «Ese día le expresamos a Aybar que no queremos ni 20, ni 5 ni uno afuera. Queremos estar todos adentro del puerto. No nos vamos a ir por decisión de la empresa. Bajo ninguna circunstancia nos queremos ir”, concluyó Cabrera.

Comentarios