Santa Fe de la Anarquía

El SUPA Rosario cargo contra los violentes y movimientos políticos de izquierda

Si bien esta semana se firmó un acuerdo en el Ministerio de Trabajo de la Nación entre el gremio y la empresa concesionaria, un grupo de trabajadores despedidos impide el ingreso en el acceso sur.

El secretario general Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa), Cesar Aybar, convocó a una conferencia de prensa en la sede del gremio, en Juan Manuel de Rosas al 1700, para brindar detalles acerca de la medida de fuerza que llevan adelante un grupo de estibadores que tiene bloqueado el ingreso al puerto de Rosario.
Desde Supa indicaron que estos cinco trabajadores fueron despedidos con casusas y que quedaron fuera de la reincorporación acordada con la empresa concesionaria y con la mediación del Ministerio de Trabajo de la Nación. Pero pese a que se decidió indemnizarlos, y otorgarles un fondo de desempleo, decidieron seguir adelante con la medida de fuerza y bloqueo de la terminal en el acceso sur.
“En la última asamblea ya hubo un episodio muy grave, estas mismas personas que hoy están despedidas por violencia y con causa agredieron, le pegaron a una compañera. Esta es la segunda agresión que le hacen a una mujer”, dijo a los medios Aybar y agregó: “Yo no puedo entender esto, la compañera hizo la denuncia penal correspondiente por violencia de género y se pidió una restricción para estas personas”.
Con el bloqueo que llevan adelante la inactividad total de puerto es total, por lo Aybar consideró: “El puerto está parado como consecuencia de estas cinco personas que fueron despedidas con causa, a los que se les consiguió un acuerdo económico con el que se van a llevar muchos millones de pesos en el bolsillo, con fondo de desempleo, obra social y con otro trabajo”.
“Este conflicto está cerrado con la empresa concesionaria, se acordó la reincorporación de 20 trabajadores, se llegó a un acuerdo salarial, se les va a pagar hasta un 80 por ciento de los días caídos, además del bono de navidad. Pero los compañeros no pudieron ingresar porque este grupo de personas violentas, los increparon diciéndoles que si entraban a trabajar les iban a romper la cabeza y que los iban a matar”, contó.
Aybar también recordó que: “En la última asamblea cuando se informó el acuerdo, estas cinco personas hicieron desmanes. No puedo entender como todos estos grupos de izquierda que están apoyándolos pueden defender a un grupo de violentos, que golpea mujeres”
“Estas personas están perjudicando a 300 compañeros que al no dejarlos entrar a trabajar, los están dejando en una situación injusta en la calle, donde no están pudiendo pagar alquileres, así como el costo diario. Este conflicto no es del Supa y somos ajenos a esa situación”, concluyó.

30