Sin techo

En agosto, los alquileres aumentarán casi un 110 por ciento

De acuerdo al índice establecido por la norma actual, los contratos vigentes se actualizarán por más del doble.

El mercado de alquileres se encuentra sumido en una grave crisis, caracterizada por una disminución alarmante de la oferta de viviendas y un descontrolado aumento de los precios, superando ampliamente la tasa de inflación. A medida que los contratos de alquiler alcanzan su actualización anual en el mes de julio, los inquilinos se preparan para enfrentar incrementos que llegan a ser de hasta un 109,83%.

El índice que regula el ajuste de los alquileres es el Índice de Contratos de Locación (ICL), elaborado por el Banco Central, el cual considera en partes iguales la inflación y los salarios para su cálculo. Sin embargo, este indicador presenta un punto débil que perjudica a los propietarios: se basa en promedios de la inflación y salarios de dos meses atrás, lo que provoca que los alquileres queden rezagados ante el contexto de una inflación galopante.

Ante esta problemática, entidades del sector se unieron para presentar un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación con el objetivo de modificar dos artículos de la Ley de Alquileres y revivir la oferta. Las propuestas incluyen ajustes cuatrimestrales en lugar de anuales y contratos de alquiler de dos años en lugar de tres, lo que busca adaptarse a un contexto inflacionario desequilibrado y dar mayor flexibilidad a ambas partes.

Existen varias páginas web que tienen diseñadas calculadoras para conocer el aumento de los alquileres. Una de ellas es, por ejemplo, la del Instituto de la Vivienda de la Ciudad. Para consultar el índice, se puede ingresar en el sitio web Calculadora para indexar Contratos de Alquiler que contiene una calculadora específicamente diseñada para conocer el aumento de los alquileres.

Estos datos ayudarán a calcular el monto a abonar durante el próximo año y el porcentaje de incremento que corresponde a dicho período. En definitiva, la fórmula que se aplica consta del total del alquiler dividido por el índice con fecha de cuando se firmó el contrato, multiplicado por el índice del día en que se aplica el aumento sobre el mismo. El valor que arroje esa cuenta será el monto del alquiler que el inquilino deberá pagar durante el próximo año, hasta la nueva actualización.