Región

Familiares y amigos exigen justicia paras las víctimas del triple crimen de Bermúdez

Ayer por la tarde, familiares y amigos de Santiago Ochoa y Emiliano Saucedo, víctimas del reciente triple crimen en Capitán Bermúdez, se movilizaron exigiendo justicia.


Los asesinatos ocurrieron durante lo que se presume era una operación cambiaria en la que también perdió la vida Eber Ramos. La movilización se centró especialmente en Ochoa y Saucedo, quienes, según testimonios, fueron víctimas de un «exceso de confianza» en un contacto, también fallecido, que los condujo al trágico encuentro.

Familiares compartieron emotivos recuerdos de las víctimas. Una joven, conocida de uno de los fallecidos, destacó que Emiliano era un padre y esposo ejemplar, subrayando que solo estaban en el «lugar y momento equivocados». La suegra de Santiago expresó su dolor y sorpresa ante la tragedia, destacando la calidad de persona de su yerno y la trágica pérdida para su hija y su nieto de ocho meses.

La mujer sugirió que un «exceso de confianza en otra persona» llevó a su yerno a la fatal situación, refiriéndose a Eber Ramos, vinculado al narcotráfico según fuentes policiales. El principal sospechoso, A. L., un vecino conocido de Ramos, fue detenido, mientras que un segundo sospechoso, L. P., también fue imputado.

La fiscal Luisina Paponi informó que se manejan diversas hipótesis sobre el móvil del crimen, sugiriendo que podría estar vinculado a un intercambio de pesos por dólares y la intención de robar el dinero que llevaban las víctimas. La investigación aún tiene medidas pendientes, como el peritaje de celulares secuestrados y entrevistas en curso.

Comentarios