Impuesto a las ganancias

Federación de Aceiteros y SOEA eligen San Lorenzo como plataforma de lanzamiento de un plan de lucha

Daniel Yofra y Succi en el centro de la foto
Las dos entidades emitieron un largo comunicado para explicar los puntos claves de la convocatoria a una asamble en la ciudad de San Lorenzo el próximo 24 de julio. El lema es la defensa de los "derechos conquistados" y evitar repitan políticas aplicadas en la década de los 90.

El comunicado se titula “Defender lo conquistado” y lleva la firma de Daniel Yofra Secretario General de la Federación de Aceiteros y Daniel Succi Secretario General del SOEA.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) y el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros del Departamento San Lorenzo (SOEA) hemos decidido realizar un Plenario Nacional de Delegadas y Delegados para organizar la defensa de nuestros derechos.

Los derechos conquistados en los últimos años de lucha obrera contra la tercerización, el uso del sistema de contratistas y distintos fraudes para precarizar a quienes trabajamos, la destrucción de los salarios y la derogación del impuesto al salario-que iniciamos excluyendo los turnos rotativos-, hoy son atacados por la política de gobierno nacional.

Somos obreros y obreras aceiteras de todo el país, defendemos los derechos de los trabajadores y el valor del trabajo de la industria que genera el mayor y principal ingreso de divisas al país, y hemos conocido en forma directa -como el resto de la clase
obrera- el impacto que las políticas neoliberales de los años 90 tuvieron sobre nuestras vidas y las de nuestras familias: desocupación, depresión, hambre, destrucción de la industria nacional, una precarización de la vida que muchos padecen hasta hoy. No
vamos a permitir que eso vuelva a suceder. Ya lo vivimos y no queremos volver a vivirlo.

Este gobierno nacional debutó con una devaluación, una estampida de precios de alimentos y desde allí un sinnúmero de políticas económicas que lo único que buscan es intentar bajar los salarios, quitar derechos a los trabajadores y generar desocupación. Un
presidente que hasta el hartazgo sostuvo que no aumentaría los impuestos, pero no sólo los aumentó, sino que hoy ha vuelto a instaurar el impuesto a las ganancias, siendo que el salario NO es ganancia. Para poder llevar adelante ese robo a quienes trabajamos, este gobierno al servicio de los empresarios logró que el Congreso votara una ley que contiene otra regresiva reforma laboral y que intenta restringir el derecho a huelga. Ya lo dijimos y lo vamos a repetir todas las veces que sea necesario: aunque no están acostumbrados a trabajar, saben que la única forma de limitar nuestra movilización es prohibir la huelga, que es la principal herramienta a la hora de luchar y defender
nuestros derechos.

Desde nuestro sector hemos conquistado derechos puntuales en beneficio de los trabajadores y trabajadoras, como exenciones del impuesto a las ganancias en turnos rotativos, horas extras, adicionales por turnos, etc. Hoy vemos que en un abrir y cerrar de ojos los derechos que habíamos ganado se han visto avasallados por un gobierno y legisladores cómplices de políticas fascistas, que hicieron que nos robaran los
derechos adquiridos.

Por eso este 24 de julio vamos a reunirnos en San Lorenzo, en el cordón industrial del Gran Rosario, donde se produce el 84% de la producción industrial de las agroexportadoras, para debatir y llevar adelante una lucha conjunta entre compañeras y compañeros delegados, con el objetivo de enfrentar esta política diseñada para destruir los salarios y nuestras organizaciones en beneficio de los grupos económicos, las trasnacionales y el capital financiero.

Para no volver a los 90 vamos a reafirmar nuestra lucha por un Salario Mínimo Vital y Móvil que garantice las nueve necesidades establecidas en la Constitución nacional y la Ley de Contrato de Trabajo, definido como “la menor remuneración que
debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”, defender el valor del trabajo y los derechos de los trabajadores.

Por todo lo expuesto decimos: ¡¡BASTA DE METERLE LA MANO EN EL BOLSILLO A LA FAMILIA ACEITERA!! ¡¡BASTA DE ATACAR A LA CLASE OBRERA!