Nota imperdible

La agroindustria desafía el corto plazo político Argentino con un plan a 10 años

Estudio de streaming de SL24
El Presidente de CIARA, Gustavo Idigoras dialogó con SL24 sobre los desafíos, errores y oportunidades de la agroindustria Argentina. Una entrevista clave para entender el futuro del Cordón Industrial.

El Concejo Agroindustrial Argentino es un espacio dirigencial donde convergen 61 entidades de la agroindustria que tiene como objetivo consolidar a la Argentina como líder en el comercio internacional de alimentos de origen animal y vegetal, alimentación animal, fibras, biocombustibles y tecnologías del ecosistema agro-alimenticio (biotecnologías, edición génica, tecnologías de la información, maquinarias, insumos y bioenergía).

Uno de los referentes del Concejo es Gustavo Idigoras presidente de CIARA (Cámara de Industrial de Aceite de la República Argentina) institución que representa a todas las empresas que se dedican a la producción y exportación de aceite y subproductos, en dialogo con SL24 repasó los desafios y oportunidades que tiene toda la agroindustria Argentina.

– El Consejo Agroindustrial Argentino definió 7 pilares estratégicos con 40 puntos que buscan llevar a la Argentina en un sendero de crecimiento sustentable de las exportaciones agroindustriales. ¿Cómo fue el proceso?

Sí, en primer lugar hicimos un diagnóstico de situación, analizamos 10 años para atrás para tratar de entender qué había pasado con la Argentina y con el resto de los competidores a nivel mundial y Argentina, se estancó. Hace 10 años que no crece por ahí tenemos mas dólares porque hay mejores precios, pero no hemos producido más, no hemos agregado más valor, no nos hemos industrializado. Paraguay ha quintuplicado el crecimiento agroindustrial argentino. Ucrania, a sido el mejor país del mundo en materia agroindustrial en desarrollarse y Argentina esta en el puesto 16  o 17 en crecimiento, pero el potencial que tenemos es enorme. El Mundo sigue demandando alimentos, pero además siguen ahora demanda bioenergías en primera y segunda generación y alimentos con condiciones nuevas. Frente a ese escenario,  seguridad alimentaria internacional de seguridad energética, también internacional. Es que propusimos un nuevo paradigma, paradigma de la bioeconomía. La bioeconomía es algo que en la Argentina aún no estamos viendo todavía, pero sí en muchos países desarrollados se ve cada día más. Es como la biología, el agro, la producción de alimentos va a sustituir a lo que hoy conocemos como la industria petrolera a nivel mundial. El concepto de biorrefinería el bioplástico va a ser con los plásticos que consumamos en las gaseosas, vasos, etc van a ser hechos de la soja, el maíz o el trigo y esa es la gran oportunidad que tenemos.

–  Me parece interesante el punto que planteas del reemplazo de la industria petrolera o de los  combustibles fósiles. ¿Por qué? Porque mucho del paradigma del agro tiene que ver y todavía la política sigue anclado en el proceso de que somos el Granero del mundo. El primero, lo primero que empezamos a hablar es de energía y no de alimentos. Es como como un cambio también que tiene que ver con que Argentina puede tener un desafío por delante muy importante, que es algo parecido a lo que pasó con el litio, era un material que no estaba ni siquiera dentro de la referencia de lo que tenía que ver con las exportaciones Argentina y hoy es un fenómeno que la mayoría de las embajadas hablan como un punto estratégico a nivel global. ¿Crees que el proceso de la agroindustria puede pasar por el mismo lugar?

Absolutamente, hay un proceso de transición de las economías a nivel mundial, es un cambio de los patrones, de la forma de producir y consumir también, no en esos cambios de formas y patrones de producción. Las energías fósiles tienen que dejar lugar a las energías renovables. El litio es parte de esa estrategia mundial, porque es electromovilidad, pero en forma paralela electromovilidad, hay una transición basada en las materias las primas agropecuarias. Le doy un ejemplo muy concreto: en el 2025 todos los aviones que aterrizan en Ezeiza, en Córdoba o en cualquier otro aeropuerto internacional, deberán cargar un porcentaje elevado de biocombustibles de segunda generación vegetal. No podrán despegar del suelo argentino e ir a ninguna otra parte del mundo si no tienen una mezcla de biocombustible de segunda generación.

Tenemos un proyecto de ley para ayudar a esto, ya que Argentina hoy prohíbe las inversiones en biocombustibles. Recordemos que es un diputado de Santa fe que trabajó a favor de la industria petrolera, logró una ley con mayoría, lamentablemente con apoyo de muchas provincias productoras agroindustriales para cuestionar y congelar el crecimiento de los biocombustibles, pero sobre todo para prohibir nuevas inversión tanto en Argentina no podemos hacer plantas de segunda generación. Uruguay con empresarios argentinos está desarrollando esas plantas, entonces vamos a tener que importar de Uruguay productos hechos en Argentina para venderles a las aerolíneas que puedan después de despegar de suelo Argentina. Estas son las cosa que se desean revertir, por eso tenemos estos 7 pilares que mencionabas, desarrollo productivo, inserción internacional, innovación tecnológica y conectividad digital federal, que es un tema central y de mucha prioridad.

Toda la parte de economías regionales, toda la parte de seguridad alimentaria nacional, biocombustibles y 40 propuestas de política públicas, de las cuales hay cuatro proyectos de ley,  de desregulación exportadora, no puede ser que tenga que hacer 70 trámites para exportar, un proyecto de ley de seguros agropecuarios, el cambio climático lo estamos viendo todos los días y sin embargo, Argentina no tiene una ley que favorezca la adopción de primas de seguro de riesgo para mitigar el efecto del cambio climático.

– ¿Los seguros climáticos pueden ayudar a la estabilidad económica y política de Argentina?

Mira yo te voy a decir dos cosas muy concretas, primera, ningún gobierno a logrado ser reelegido en Argentina cuando tiene una sequía en la región núcleo. Segundo punto, cualquier gobierno que pretenda tener fuerte valoración electoral para ser reelegido debería seguir esto parámetros del plan agroindustrial ya que genera una duplicación del movimiento económico nacional y un fuerte crecimiento exportador, dejaríamos de depender de conseguir divisas desesperadamente en el mundo generaríamos nosotros 100 mil millones de dólares de divisas por año sólo de exportaciones agroindustriales, es una receta simple. El problema es que tenemos una visión de corto plazo, miramos lo que va a pasar el viernes pero ni siquiera miramos lo que va a pasar el mes siguiente, eso no sirve más, el mundo nos demanda que Argentina mire a 10 años.

– ¿Se puede revertir la mirada dirigencial de cortisimo plazo?

Me parece que las crisis profundas generan oportunidades, y estamos atravesando una crisis profunda que aun no a tocado piso. Por lo tanto la política Argentina está buscando nuevas recetas y creo que ahí hay una oportunidad. Pero ahora ¿Cuál es la amenaza? la verdadera amenaza es que tengamos tantos planes como representantes del agro, esa es una enorme debilidad sectorial. Cuando va a ver la industria del litio hay un sólo plan, cuando vas a la del petroleo hay un sólo plan, cuando vas a ver la industria del conocimiento hay un sólo plan pero en nuestro sector tan atomizado sentimos que todos tenemos que llevar un plan. Hicimos un esfuerzo para que 61 Cámaras por primera vez nos pusimos de acuerdo en un plan conjunto, pero la tentación de llevar un papelito con un plan siempre está como amenaza para tener una política de estado agroindustrial.

– ¿Los cambios generacionales son claves para un cambio de paradigma?

Somos parte de una generación muy golpeada en términos de cambios políticos, cambios drásticos económicos, problemas sociales y hemos entendido que el rol gremial empresarial es el rol de mitigar riesgos más que el de general propuestas y por lo tanto una apertura a la innovación tecnológico es rechazado, porque tengo estar preparado para que salga en el boletín oficial mañana una medida oficial contra el agro en lugar de decir como logro que mañana salga una medida a favor del agro. Esto es natural que suceda con los 30 años de historia Argentina, hiperinflación, restricciones de exportaciones, impuestazos, etc han generado una capa de resistencia frente a todas esas medidas y el único objetivo es discutir todo eso, cuando tenemos hoy un paradigma internacional que nos dice, Argentina tiene que ser líder en bioeconomía.

Con la leche vamos a ser los próximos textiles del mundo, un tambo en Santa Fe va producir textiles y metalúrgicas, esa transformación mental es un paso que creo la nueva generación lo puede dar.

 

 

 

 

30