Seguridad

«La denuncia debe ser probada y corroborada»

El secretario de Seguridad provincial, comandante Omar Pereyra, sostuvo que se inició una investigación interna a partir de la denuncia de una empleada policial por presuntos actos de corrupción en la Alcaidía de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo.


El comandante Omar Pereyra, secretario de Seguridad de Santa Fe, se refirió a la denuncia que presentó una empleada policial de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo, que detalló una serie de irregularidades que se habrían cometido en la Alcaidía de esa dependencia. En ese sentido, el funcionario aclaró que «la denuncia, tal como se expresa, es eso, una denuncia que se hizo pública. Por el momento, como toda denuncia, debe ser comprobada, corroborada, y eso es tarea de la Fiscalía”.

La denuncia, presentada el 1° de diciembre salió a la luz en las últimas horas, lo que generó que se apurara la intervención de la Jefatura por parte del Ministerio de Seguridad provincial. Por eso, en la noche del miércoles asumió Gustavo Rapuzzi.

Entre los distintos hechos que relató la oficial de Policía, cuya identidad no fue revelada, señaló que había ingreso de chicas menores a pabellones donde se alojan detenidos por delitos sexuales, que se pasaba cocaína en botellas de cloro, que había reclusos que salían a sacar la basura y tardaban en volver; que además funcionaba un área VIP que nunca era requisada y, con un tono más pasional, señaló que un jefe tenía a dos subordinadas de amantes y a ellas les brindaba un trato preferencial.

Pereyra indicó que en la URXVII se hicieron cambios, como el reemplazo de jefes policiales, por personal que conoce las calles de San Lorenzo y ha trabajado en esas dependencias, como el caso de Rapuzzi.

«Todavía no hemos podido corroborar todos los puntos mencionados en la denuncia. Estamos comenzando con la investigación interna y colaborando con la Fiscalía para determinar la veracidad de cada aspecto denunciado», señaló.

El comandante resaltó la gravedad de las acusaciones, señalando la ausencia de control en la administración policial y destacando la complejidad de las irregularidades mencionadas en la denuncia.

Respecto al trabajo que se avecina, Pereyra subrayó: «Estamos obteniendo pruebas para corroborar cada punto de la denuncia. Si se confirma, sería un escándalo tremendo».

En cuanto a la situación de seguridad general en la provincia, Pereyra indicó que la actual gestión de gobierno que encabeza Maximiliano Pullaro es consciente de los desafíos que afrontan y, por ello, la necesidad de una conducción política constante para mantener el control de la institución policial.

Sobre la posibilidad de citar el testimonio de funcionarios políticos del gobierno de Omar Perotti, Pereyra afirmó que sólo sucedería si la Justicia lo considera necesario.

Comentarios