Las fake news en tiempos de crisis una práctica que juega a favor de los “malos”

La difusión de videos, notas amenazantes, audios y fotos de presuntos responsables de delitos llenaron los celulares de los rosarinos este último fin de semana.

Rosario está viviendo desde hace más de 10 años una situación de extrema violencia con más de 3 mil muertos en manos del narcotráfico. La muerte de inocentes es moneda corriente, tal vez el caso más emblemático antes de estos 4 asesinatos de la última semana fue el de Jimi Altamirano, un joven que fue usado como mensajes entre facciones de la barra brava de Newell´s.

Las bandas vienen subiendo la magnitud de los ataques para llamar la atención sembrando el terror para sacar beneficios económicos o de impunidad en sus lugares de detención. Los primeros ataques a concesionarios de autos baleando los frentes para luego pedirles montos de dinero como método de extorsión, luego pasaron a negocios barriales y casa de familia dejando mensajes amenazantes que los medios publicaban a diario en cada portal, canal de tv o radio de la ciudad. Esta forma de sembrar el terror fue perdiendo fuerza con el paso de los meses.

Con el endurecimiento de las medidas de seguridad en las cárceles donde según los fiscales se encargaba el 80% de los delitos que se suceden en las calles de la ciudad de Rosario. Las primeras amenazas fueron contra el gobernador Pullaro balaceras contra centros públicos y contra un colectivo del servicio penitenciario.  Como nada de eso tuvo efecto los narcos decidieron matar inocentes como mensaje para sembrar el terror.

El fusilamiento de Bruno el playero de la estación de servicio de una estación Puma de la ciudad de Rosario fue la gota que rebalsó el vaso y puso en estado de pánico a toda la ciudad de Rosario. En estado de pánico los grupo de whatsapp se convirtieron en un hervidero de noticias falsas y divulgación de información sin chequear. Todas las noticias falsas generar mucho desconcierto y son muy difíciles de negar y poner en contexto desde los medios tradicionales.

30