Al don pirulero

Municipales exigen ser vacunados contra el Covid o irán a una huelga

La Fesdtram emitió a un documento donde contiene a todos los agentes, ya sean hasta aquellos que atienden al público. La falta de solidaridad está a la vista


La Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de Santa Fe (Festram) pidió al gobierno provincial y a Iapos que los empleados sean vacunados contra el coronavirus. Y que caso contrario, iniciarán una huelga por tiempo indeterminado.

Basaron su solicitud en que fueron declarados esenciales desde el inicio de la pandemia.

Lo mismo sucede con tantos otros rubros laborales, pero ninguno en particular expuso una posición tan terminante como los municipales.

Además, de acuerdo al documento expuesto por este sindicato, no se especifica a aquellos que tengan una tarea más “riesgosa” como podría ser la de inspectores o personal dedicado a tareas sanitarias, sino que la exigencia es igual para todos; ergo, aquel que atiende en una oficina detrás de un vidriado y con máscara protectoras y/o barbijos, también deberá ser inoculado aunque se exposición al riego de quedar contagiado sea muy baja, siempre que cumplan con los protocolos vigentes.

“Los empleados municipales contagiados se incrementaron 350 por ciento en el período de que va desde octubre de 2020 a mayo de 2021”, precisaron en el citado comunicado.

“Se estima en más de mil los trabajadores de municipios y comunas que contrajeron Covid, en sus lugares de trabajo, desde el inicio de la pandemia”, indicaron con el detalle de “confirmar” el sitio donde contrajeron dicha enfermedad, algo que científicamente es tan difícil de concebir, la Festram lo descubrió.

“Ante estos hechos y hasta tanto el Estado provincial y sus municipios garanticen las vacunación a los sectores laborales en riesgo de contraer Covid, desde Festram se instará a la aplicación de Ley Provincial 12.913 de Comités de Salud y Seguridad, para que estos evalúen los riesgos y, en tal caso, ordenen la paralización inmediata de las tarea”, amenazaron.

Queda claro que el gremio apuesta a ganar la pulseada por disponer de vacunas ante la escasez de su cantidad. Una posición que si bien puede merecer un reconocimiento a la hora de defender los intereses de sus afiliados, es muy poca solidaria para la sociedad en general.

Comentarios