Caso Paula Perassi

Por segunda vez, el Equipo de Antropología Forense se movilizó y descartó falsa denuncia

Excavaron durante unso 15 días en un sector del Cementerio de San Lorenzo sin resultado positivo. Una pista que surgió el mes pasado había reactivado la búsqueda de la mujer que fue vista por última vez en 2011.

La Justicia provincial dio por finalizada hoy las excavaciones en el cementerio de San Lorenzo, que encabezó el Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) en el marco de la búsqueda de los restos de Paula Perassi, quien fuera vista con vida por última vez en 2011. Los trabajos, que duraron unsos 15 días, arrojaron resultado negativo, indicó este miércoles el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El predio se mantuvo custodiado por personal de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE). La única opción que tenían los investigadores era cavar para confirmar o descartar el dato, como ya ocurrió varias veces en distintos lugares. Otra vez los, resultados fueron negativos.

Por la desaparición y muerte de Perassi hubo un juicio de primera instancia que terminó en mayo de 2019 con la absolución de Gabriel Strumia –pareja informal de Paula–, su esposa Roxana Michl, Mirta Rusñisky –presunta autora de la interrupción del embarazo de Perassi–, Antonio Díaz –empleado de Strumia–, y los policías Daniel Puyol (ex jefe de Cuerpos de San Lorenzo), Jorge Krenz, Gabriel Godoy, María José Galtelli y Aldo Gómez.

En segunda instancia, la Cámara de Apelaciones condenó a 17 años y 6 meses de prisión a Gabriel Strumia. En tanto, a su esposa Michl le dio 6 años y 6 meses. Como la mujer ya transcurrió dos tercios de la pena en la cárcel recibió la libertad condicional en febrero del año pasado.

En tanto, Nicolás Strumia, hijo del matrimonio condenado, fue imputado el pasado 2 de marzo en los Tribunales provinciales de San Lorenzo por haber introducido una prueba falsa durante el juicio de primera instancia para beneficiar a sus padres en mayo de 2019. De acuerdo a la querella, presentó un video ficcionado y confirmó esa evidencia a través de su testimonio, al afirmar que cuando Paula Perassi desapareció tanto su padre como su madre estaban en su casa haciendo refacciones en la pileta.

30