Tribunales de San Lorenzo

Poroto Donaire caminó dos horas para salir de Luis Palacios tras crimen de Bruno Galetti

El acusado le pidió a un patrullero que lo acercase a una garita de la Ruta 34. El policía volvió a verlo más tarde en el mismo lugar y decidió llevarlo hasta su casa de Totoras, refiere la investigación. El camionero quedó en prisión hasta el juicio tras la audiencia imputativa.


Por el puente Reconquista, que conecta por encima del río Carcarañá a las localidades de Lucio V. López y Luis Palacios, deambulaba la mañana del 15 de enero “Poroto” Donaire. Estaba empapado por la lluvia y pidió auxilio a un patrullero que acababa de realizar un control policial por la Ruta 34.

Poroto Donaire le contó al efectivo policial en cuestión que se le había roto el camión en la Estancia Los Hermanos, de Luis Palacios. Y le pidió un aventón hasta una garita de colectivo. Según la investigación, el totorense de 37 años mintió: provenía de campo adentro, en donde apareció calcinado el cuerpo de Bruno Galetti, en el interior de una Fiat Fiorino.

El empleado policial de la comisaría de Lucio V. López aceptó cargar a Poroto en la caja de la chata, refiere la causa. Lo identificaría como el hijo de un conocido camionero de Totoras. Lo dejó en la garita que le había pedido, pero en un nuevo patrullaje volvió a verlo en el mismo lugar.

Donaire le preguntó si conocía algún número de remís y el uniformado concedió llevarlo hasta su casa de Saavedra al 800, en Totoras. Este sábado en audiencia imputativa celebrada en Tribunales de San Lorenzo, el juez Álvaro Campos dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de ley para Mario Santiago “Poroto” Donaire, acusado como partícipe primario del homicidio simple de Bruno Galetti.

En la imputación, el fiscal Aquiles Balbis expuso las pruebas recolectadas para acusar a Poroto Donaire del aberrante crimen. Aquella madrugada del 15 de enero, Bruno salió a las 3.09 de la casa de Suipacha y Godoy Cruz que compartía con su pareja Paola y dos hijos. “Les comunicó a familiares que tenía otra orden de trabajo”, planteó el funcionario del Ministerio Público de la Acusación.

Según registros del rastreo satelital de la Fiorino, que era propiedad de la empresa Sergen SA en donde trabajaba Galetti, el utilitario ingresó a las 3.39 horas del 15 de enero al garaje de la casa que Donaire alquila en Saavedra al 800. Las pruebas de luminol dieron positivo: hallaron rastros de sangre en la cochera de la vivienda.

Días después, Poroto Donaire mudó algunas cosas al domicilio de su suegra, en Fray Luis Beltrán al 1400. “Se fueron de la noche a la mañana sin rescindir contrato ni avisar al locador”, advirtió Balbis en la audiencia.

La autopsia en el cuerpo de Bruno determinó que presentaba dos heridas de arma blanca en el tórax, según el preinforme elaborado por el doctor Germán Sánchez Caranicolis, del Instituto Médico Legal. Dichas lesiones tenían características compatibles con vitalidad. “Es decir que fueron provocadas cuando Bruno estaba con vida”, redundó el fiscal en su acusación.

También las pericias de Bomberos Zapadores descartaron pérdidas de combustible o desperfectos eléctricos o mecánicos que hayan ocasionado el incendio de la Fiat Fiorino en la que apareció carbonizado Galetti. “La combustión se produjo en el interior del vehículo”, determinó el informe.

Balbis pidió prisión efectiva por el plazo de ley para Poroto Donaire, mientras que el abogado defensor Sebastián Darrichón propuso una medida cautelar de prisión domiciliaria atendiendo que el imputado es sostén de familia, además del pago de una caución de 100 mil pesos. El juez Campos dio lugar a la petición del fiscal.

Familiares de la víctima asistieron a la audiencia, acompañados por el abogado Luis Rossini. “Esto fue horroroso. No tengo trabajo y quedé sola con mis dos hijos. Todos tenemos miedo en la familia. No queremos vivir en la misma ciudad que esta persona”, expresó Paola, la viuda de Galetti. “Somos cuatro familias destrozadas. El sentimiento de pérdida es irreparable”, lamentó Franco, hermano de Bruno.

Comentarios