Tecnología

Todo lo que necesitás saber acerca de las APIs

A medida que te adentrás en el mundo de la tecnología, seguramente te encontrarás con un sinfín de nuevos términos y acrónimos. Algunos son sencillos de entender, mientras que otros, como “APIs“, pueden parecer un poco más abstractos. Pero si querés participar activamente en este universo tecnológico, entender qué es una API y cómo funciona es esencial. 

 

Fuente: Freepik

¿Alguna vez te preguntaste cómo diferentes aplicaciones de software se comunican entre sí y comparten información? ¿Cómo es que tu app de fitness puede compartir tus logros con tus redes sociales? Bueno, eso es gracias a las APIs. Son las mensajeras invisibles que permiten que estas aplicaciones “hablen” entre sí y compartan datos. Ahora, vamos a profundizar en qué es una API y cómo funciona.

¿Qué es una API?

API es la abreviatura de Interfaz de Programación de Aplicaciones (Application Programming Interface). Es, en esencia, un conjunto de reglas y protocolos que permite la creación de software de una manera más práctica y sencilla para los desarrolladores.

Una API es como un menú en un restaurante. En un menú, tenés una lista de platos que se pueden pedir y cómo se pueden preparar, sin necesidad de conocer los detalles de cómo se cocinan. De la misma manera, una API es una lista de operaciones que los desarrolladores pueden usar, junto con una descripción de lo que hacen. No necesitás entender cómo se realiza la operación, solo qué hace y qué necesitas para solicitarla.

¿Cómo funciona una API?

Cuando hacés un pedido en un restaurante, el mozo lleva tu pedido a la cocina, donde se prepara el plato y luego se te entrega. De manera similar, cuando una aplicación quiere usar una función de otra aplicación, hace una solicitud a través de la API. Esta solicitud se llama “llamada API”. La API luego devuelve la información o el resultado de la función de la otra aplicación.

¿Quién gestiona las APIs y cómo se implementan?

La gestión de las APIs es responsabilidad de los equipos de desarrollo. El equipo las crea y luego proporciona la documentación de la API, que es un manual de cómo usarla. Esta documentación es crucial para otros desarrolladores de otros softwares que quieran utilizar la API en sus aplicaciones.

La implementación de una API implica varios pasos: 

  1. Primero, se define la funcionalidad que la API proporcionará. 
  2. Luego, se codifica la API usando el lenguaje de programación elegido. 
  3. Después, se prueba la API para asegurarse de que funciona como se esperaba. 
  4. Finalmente, se documenta la API, explicando cómo se puede usar.

Fuente: Freepik

La aplicación de APIs en las industrias

Las APIs han transformado la forma en que las industrias operan, especialmente en el sector fintech. Por ejemplo, permiten a las empresas fintech integrarse con los bancos y otras instituciones financieras para proporcionar una experiencia de usuario más fluida. Los usuarios pueden acceder a sus cuentas bancarias, realizar transacciones, y más, todo a través de la plataforma fintech, gracias a las APIs.

Las APIs también son fundamentales en el sector del comercio electrónico. Por ejemplo, cuando comprás un producto en un sitio de comercio electrónico, la plataforma utiliza una API para comunicarse con el servicio de pagos para procesar tu pago.

Tipos de APIs

Hay varios tipos de APIs que se utilizan en diferentes contextos. Todas ellas pueden clasificarse como públicas -es decir, que están disponibles para cualquier usuario- o como privadas, a las que sólo pueden acceder personas autorizadas.

 

  1. HTTP API. Están diseñadas para usarse en el desarrollo de sitios web. Están optimizadas para ubicar, extraer o aplicar alguna regla o rutina dentro de una página o en un servidor que funcione en la red.
  2. SOAP API. Permiten a un programa acceder a información básica de otra ubicación de manera segura y estandarizada. No proporcionan archivos o datos, sino que dan las indicaciones que regulan la extracción e integración de estos elementos.
  3. RESTful API. Estas APIs son ideales para el diseño de plataformas más complejas, como las aplicaciones móviles. Extraen la información solicitada y la integran al software.

Al final del día, las APIs son el pegamento invisible que mantiene unidas nuestras experiencias digitales. Con su ayuda, podemos disfrutar de una amplia gama de servicios y aplicaciones que nos hacen la vida más fácil y divertida. ¿Quién sabe qué emocionantes posibilidades nos depararán las APIs en el futuro?