Salvajada

«Una voz me ordenó que matara», dijo el hombre que asesinó a mazazos a su padre

Diego Iocca fue detenido por “homicidio agravado por el vínculo”.


El hombre que asesinó a mazazos a su padre en el interior de su casa en la localidad de Los Polvorines reveló este martes que lo hizo “porque una voz se lo ordenó”.

“Una voz me ordenó que matara a mi padre”, confesó Diego Iocca, de 27 años, ante la fiscal Silvia Bazzani. Luego de ello, solicitó al Juzgado de Garantías 5 que quedara detenido por cometer el delito de “homicidio agravado por el vínculo”.

Por otro lado, el asesino dijo que “lo remató” con un martillo. El mismo fue parte de las herramientas secuestradas en la escena del crimen para determinar cuál se utilizó. Para ello, serán peritadas.

La autopsia de Eduardo Iocca arrojó como resultado que murió “por múltiples lesiones de arma blanca, en particular una que le dio en el corazón”. Además, destacó que “fue golpeado con un elemento contundente”.

Un hombre mató a mazazos a su padre en Los Polvorines

El hecho ocurrió el sábado por la noche, cuando Diego Iocca arribó a la vivienda de sus padres. En ese momento, su mamá estaba trabajando, solo estaba Eduardo, con quien comenzó a discutir por cuestiones económicas.

El asesino habría agarrado una maza luego que su padre le negara prestarle dinero. Le dio un golpe en la cabeza y la víctima corrió hacia una habitación para encerrarse y pedir ayuda.

En ese rato, le advirtió a su esposa sobre lo que pasaba y que no podría pasara a buscar por su trabajo, en el Centro de Operaciones y Monitoreo de Malvinas Argentinas, el domingo por la madrugada.

La mujer llegó a su vivienda y vio que el piso estaba lleno de sangre y su hijo limpiándose. Luego, llamó al 911, por lo que la Policía arribó al lugar y constató la muerte de Eduardo.

Diego tenía restos de sangre detrás de su oreja además de en uno de sus brazos, estos últimos detectados en las pericias.

El asesino dijo que le habían robado a ambos dentro de la casa y que un delincuente había matado a su padre.

Comentarios