2000 trabajadores que lo miran por TV

Vicentin, fierros que se oxidan mientras los «fantasmas» juegan a pisarse las sábanas

Por Nicolás Carugatti


Rafael Gutierrez Presidente de la Corte Suprema de Santa Fe

Las plantas que Vicentin tiene en San Lorenzo fueron en cada ciclo histórico modelos de innovación y tecnología aplicada a la extracción de aceite. En la industria se tenía como faro de referencia los momentos en que Vicentin decidía invertir y ampliar sus plantas de crushing o instalar una de biodiesel en su predio (la integrada que construyó en su predio de San Lorenzo, junto a Molinos y Aceitera Moreno, fue la primera de su tipo en todo el Cordón Industrial) dando lugar a la inversión de cientos de millones de dólares en todos los complejos agroindustriales.

Hoy, a más de 2 años de entrar en crisis, todos los procesos de I+D (investigación y desarrollo), modernización de las plantas y mantenimiento estratégico están frenados producto de la falta de definiciones y cambios en el managment. Los procesos antes mencionados son claves para que el óxido y la obsolescencia no convierta estos complejos industriales en un montón de hierros sin valor, algo que los «fantasmas» prefieren no ver en medio de su guerra por pisarse las sábanas.

¿Quiénes son los fantasmas?

El director de Vicentín, Estanislao Bougain ayer en dialogo con CNN radio Rosario hizo referencia a que los ataques que recibe la empresa provienen de «fantasmas» que no dan la cara y que juegan de costado. Un concepto que podría aplicar a otro escenario, en este caso todos los «fantasmas» tienen nombre y apellido; y están con claridad identificados en el expediente del concurso que se tramita en el juzgado de Reconquista.

La cara visible de los «fantasmas» graficados por Bougain, es Mariano Grassi Presidente de la Corredora Grassi SA y secundado por Leandro Salvatierra, titular del estudio Casanova-Mattos-Salvatierra y accionista del Diario La Capital de Rosario y Televisión Litoral (propietaria de Canal 3, Rosario3 y Radio2) quien ingresó al concurso comprando la deuda de un acreedor de Vicentin a través de una sociedad que se dedica a la venta de zapatos. La estrategia de este grupo fue siempre la de quedarse con el manejo de la empresa cerealera, utilizando relaciones políticas para el ingreso del Banco Nación como principal articulador del financiamiento, muy necesario para la operación del holding exportador, y hacer de Vicentin una empresa más del Estado Argentino.
Esta estrategia no logró consolidarse en los plazos judiciales del concurso, y según pública ayer el portal de política nacional lapoliticaonline.com.ar fue Rafael Gutierrez Presidente de la Corte Suprema de Santa Fe quien metió la cola para parar los tiempos y relanzar la estrategia. 

Hoy se conoció la noticia que Grassi pidió un jury contra el juez de la causa Fabian Lorenzini -es de Reconquista que lleva delante el concurso de acreedores- esta jugada hace suponer que el tribunal superior de Santa Fe no hará lugar al avocamiento planteado por Gutiérrez.

Mientras los «fantasmas» se pisan las sábanas, los hierros se oxidan y más de 2000 trabajadores llegan diariamente a su casa no sabiendo si todo este juego de poder les permitirá seguir manteniendo su trabajo. En el Cordón Industrial tenemos muy claro que cuando los fantasmas se pelean, los únicos que pierden son los trabajadores, ya perdimos Refinería San Lorenzo, Ar Zinc y Cerámica San Lorenzo y con ellas miles de trabajadores calificados terminaron atendiendo granjas en las garages de sus casas o manejando un taxi.

 

 

 

 

 

Comentarios