Escandalo institucional

Aseguran que el doctor Eduardo Ros trabajó como espía del exministro Sain

Fue apuntado por exempleados del Organismo de Investigaciones de la Fiscalía como “informante continuo” que enviaba “filmaciones y fotos”, y hasta grabó de manera oculta conversación con un exjefe de Policía. También están mencionados dos colaboradores suyos, identificados como Marcelo y Bruno D.


Eduardo Ross director del Hospital Granaderos a Caballo

Del informe que presentó la defensa del senador Armando Traferri ante autoridades del Ministerio Público de la Acusación (MPA) para pedir el apartamiento de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra de la causa en la que es investigado por vínculos con el juego clandestino, se desprende una información impactante: el exconcejal y actual director del Hospital Granaderos a Caballo, Eduardo Ros, aparece mencionado como espía del exministro de Seguridad provincial Marcelo Sain.

Los abogados de Traferri elaboraron un documento de 84 páginas que enviaron a la fiscal regional de Rosario, María Eugenia Iribarren, para demostrar que Edery y Schiappa Pietra “faltaron a su deber de actuación objetiva de una forma grave y manifiesta” y que se condujeron “con desapego a la objetividad, buena fe, lealtad y legalidad”. Por ello, solicitaron el apartamiento de los fiscales de la causa por juego clandestino.

Sin embargo, como efecto colateral de esta acción, surge un dato llamativo que aparece en ese documento y que asegura que el médico sanlorencino Eduardo Ros se desempeñó como “informante continuo” de Sain y su equipo.

Así lo relató el exempleado del Organismo de Investigaciones (OI) del MPA, Facundo Bonboni, quien indicó que en 2020 fueron al departamento de Sain, en bulevar Oroño y Urquiza, de Rosario, a tomar una declaración “a un concejal de la ciudad de San Lorenzo que se llama Eduardo Ros. Él tenía un montón de cosas para contar. Había un interés político de su parte. Él había pertenecido al partido del actual intendente y después se había ido y tenía intenciones de ser el próximo intendente. Daba mucha información pero no aportaba pruebas”.

Según entiende Bonboni, “la finalidad” de Ros era “ordenar la interna política de un partido tratando de perjudicar a su oponente”.

“Hubo mucho interés el último año con todo lo que pasaba en Traferri –siguió Bonboni–. Había mucho interés en encontrar algo que perjudique a Traferri como hubo mucho interés en encontrar algo que perjudique a Pullaro. Yo fui a esa entrevista y después se entrevistó a una persona que se llamaba Marcelo que colaboraba con él (Ros). Nosotros le preguntábamos sobre lo que él nos contaba. Era una entrevista exploratoria. Estas entrevistas se hicieron a partir de los fiscales provinciales (Edery y Schiappa Pietra)”.

“Nosotros tomábamos nota y creo que Débora (Cotichini, por entonces jefa del Departamento de Inteligencia Criminal Zona Sur del MPA) las grababa con el teléfono. En las que yo participé le avisó (que lo grababa). Empezó con un raid de entrevistas a distintas personas para saber lo que pasaba en San Lorenzo. Creo que era para perjudicar a Traferri, es una opinión de lo que yo veía que pasaba en la OI. El colaborador de Ros que se llamaba Marcelo empezó como a hacer tareas de inteligencia en los casinos clandestinos. Era un operador político de Ros. Le planteamos a Débora que era peligroso. (Marcelo) era proveedor de tóners o de ese tipo de material, de sistemas. En la investigación de San Lorenzo, todo informe que nosotros hiciéramos se mandaba a Débora y ella al fiscal. En el caso de Ros, se lo mandábamos directamente a ella”, expresó Bonboni en otro tramo.

Y hay más: “Una vez le planteamos con Natacha (Abello, empleada de la OI) de que había una intencionalidad política. Después se transformó en un informante continuo. Nos mandaba filmaciones, fotos…”.

Bonboni no fue el único que identificó a Ros como un espía de Sain. También lo hizo Laureano Brufal, otro exempleado de la Oficina de Investigaciones (OI) del MPA: “Hubo otra (entrevista) a un tal Bruno D., proveedor de la UR XVII en la que estuvo también Débora (Cotichini) con Nadia (Schujman, exfuncionaria del Ministerio de Seguridad). Bruno D. llegó por una entrevista con Eduardo Ros. Es un candidato a intendente y senador de San Lorenzo”. Y sigue: “Ros hace una denuncia contra el intendente para investigar a San Lorenzo. En la directiva estaban Facundo Bonboni y Natacha Abello”.

En un momento de su relato, Brufal señala que Ros grabó de manera oculta una conversación con el comisario Gustavo Rapuzzi, por entonces subjefe de la Unidad Regional XVII. Y aunque no lo afirma, da a entender que lo hizo por pedido de Sain.

“Ros le pasa a Débora una entrevista o charla que tuvo él con el comisario (Gustavo) Rapuzzi, que era el subjefe de la UR XVII cuando (Gonzalo) Paz era jefe –relata Brufal–. En ese audio parece que Ros prende el grabador antes de entrar a la casa de Rapuzzi y lo apaga cuando sale y se sube al auto. ¿Por qué lo hizo?, ni idea. Me parece que Ros se entrevistó en algún momento con Sain. Fui a una reunión con Ros en la casa de Marcelo (Sain) con Débora (Cotichini) porque yo sabía de política, pero creo que ya había habido reuniones previas con él”.

Comentarios