Bajo agua

Fenómeno del Niño: hasta fin de año habrá lluvias superiores a lo normal

Expertos trazan un panorama para lo que resta de 2023, características que se profundizarán durante todo el verano 2024.


El Niño llegó para quedarse. Se manifiesta con tormentas, lluvias, actividad eléctrica y ráfagas. Así lo hará de manera intensa y sostenida, según anticipan los especialistas a la hora de pensar qué ocurrirá entre noviembre y diciembre.

Un panorama que se profundizará hasta el otoño. En ese contexto, la buena noticia es que habrá abundantes reservas de agua dulce en los humedales de la región y el río Paraná, pero no son tan buenas noticias para el sector agropecuario: habrá pérdidas por eventuales inundaciones y anegamientos en zonas rurales.

«Sabíamos que este fenómeno, que comienza de manera intensa en el continente, se manifiesta en las atmósfera meses posteriores de su inicio en las aguas oceánicas. Se da de manera paulatina, con incrementos mayores en regiones del noreste argentino, pero ahora comienzan a afectar en la zona núcleo central en forma de tormentas, vientos con intensidad y precipitaciones semanales que serán cada vez más habituales», comentó Vanessa Balchunas.

En ese sentido, Jorge Giometti desde el Centro de Monitoreo Meteorológico y Climático (CMMC-SAT), evaluó: «Si bien algunos informes pronosticaban un Niño débil o prácticamente inexistente, la realidad es que nuestras previsiones se están cumpliendo: de débil a moderado durante octubre – noviembre, y de moderado a fuerte de diciembre en adelante, incluso más severo por momentos, lo cual traerá grandes acumulados de precipitaciones en poco tiempo, con temperaturas muy altas interrumpidas por tormentas severas como tuvimos en la zona de El Trébol hasta Coronda, donde granizó de manera intensa».

No obstante, en lo que respecta a los acumulados de lluvia y temperaturas, Valchunas advirtió que habrá que estar muy atentos a los alertas, ya que este fenómeno suele tener también incidencia en el incremento de tormentas y temperaturas superiores a lo normal en centro, noreste y noroeste del país.

«Esto es debido a que los valores de humedad y vapor de agua se irán incrementando de manera paulatina y eso nos llevará, de alguna manera, que ante el mínimo el ingreso de un frente frío se activen tormentas de mucha intensidad, algunas con ráfagas muy fuertes, otras de mucha actividad eléctrica y otras en arco como las ocurridas en zonas del sur provincial o sudoeste», consignó.

En tanto, Giometti alertó que para el sector Agropecuario no será necesariamente un cuatrimestre alentador. «Muchos pronósticos anunciaban un incremento de precipitaciones a partir de agosto y no ocurrió, por eso nosotros decíamos que iba a comenzar desde los últimos días de octubre en adelante y así sucedió. Ocurre que nos vamos hacia el otro extremo, con grandes anegamientos e inundaciones, lo cual provocará más de un dolor de cabeza al sector agropecuario por las eventuales pérdidas de cosecha», apuntó.

Fuente: La Capital

Comentarios