Jefes policiales imputados

“La fiscal acordó la domiciliaria de Di Franco en privado con su abogado defensor”

El abogado querellante profirió duras acusaciones contra Melisa Serena, apartada de la causa por el homicidio de Juan Cruz Vitali. "No tuvo en cuenta el contexto ni la jerarquía de los policías involucrados". cuestionó.


El abogado querellante Guillermo Campana celebró la imputación de tres ex jefes policiales por falsificar pruebas y profirió duras críticas contra el accionar de la fiscal Melisa Serena cuando le tocó investigar el crimen de Juan Cruz Vitali tras una persecución policial por Capitán Bermúdez.

El letrado consideró que el comisario Sergio Di Franco, acusado de dispararle en la cabeza a Juanito Vitali, “está en libertad gracias a que adulteraron la reconstrucción integral. Quedó demostrado ayer en la audiencia. La hicieron coincidir con una pericia de parte, que daba cuenta de que se había efectuado un disparo de manera accidental. Y la fiscal ni siquiera llevó la medida de la prisión domiciliaria al tribunal, sino que lo acordó en privado con el abogado defensor”, señaló en referencia a Serena y al penalista Paul Krupnik.

Para Campana, los jefes policiales imputados “intentaron modificar la escena del hecho y una serie de evidencias que podían indicar que se trató de una ejecución. Di Franco procuró instalar ante la Fiscalía la hipótesis de que se trató de un accidente. Lo que incluso le permite hoy gozar de libertad. El delito que se lo acusó es gravísimo. Sin toda esa influencia jamás hubiera estado en libertad durante el proceso”, manifestó el abogado de la familia Vitali en diálogo con FM Red 105.7.

Cuestionó que en representación de la querella no le proporcionaron el legajo de la causa por el homicidio de Vitali. “Desde diciembre que estamos pidiendo copia del legajo y recién ayer gracias a una reunión que mantuvimos con la fiscal (Paola) Aguirre nos garantizaron que durante la semana que viene vamos a tener acceso”.

Y añadió que “sabemos que la fiscal Serena no envió toda la documentación que le pidieron desde Rosario. Hay faltante dentro de ese legajo y está muy desprolijo. Hay medidas solicitadas por la Gendarmería cuando intervino que no fueron dispuestas. Hay una serie de circunstancias que habilitan a pensar que el trabajo no fue correcto”.

Aunque prefirió no esgrimir juicio de valor sobre la intencionalidad de la doctora Serena, el abogado querellante recordó que la fiscal carga con “un sumario administrativo que se encargará de determinar si tuvo responsabilidad dolosa o culposa en su accionar. Pero claramente su proceder no fue el que las circunstancias ameritaban. No tuvo en cuenta el contexto ni la jerarquía de los policías involucrados. Tampoco tuvo en cuenta la necesidad de sospechar, cuando se produce un hecho que aún se investiga”.

“La fiscal tendría que haber sospechado de todo”, continuó el abogado de Vitali. “Desde el acta de procedimiento hasta los motivos por los cuales intentaron mover el cuerpo. Hasta por qué demoraron tanto tiempo en darle aviso a la Fiscalía. Intentaron modificar la escena a los fines de favorecer la situación de la persona que le había dado muerte a Juanito”, lamentó.

Además Campana celebró el trabajo de los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery. “Ha sido muy prolija la recolección de pruebas y la imputación ha sido seria y consistente. No solamente revelan el hecho del encubrimiento y todo el entramado que se generó alrededor de un hecho lamentable, sino también dan pruebas de que el homicidio no fue un accidente sino una ejecución. Esta investigación avala dicha hipótesis”, aseveró.

“Nada justifica una persecución como la que se dio. Con disparos hacia el auto y con una ejecución. Es muy raro que personal de alta jerarquía institucional participe de controles de alcoholemia o vehiculares. El contexto da para investigarlo mucho más. No se entiende qué hacía personal de jerarquía policial en ese tipo de retenes”, se preguntó el letrado.

La causa por el homicidio de Juan Cruz Vitali fue remitida a la fiscal rosarina Paola Aguirre. “Están tratando de reconstruir el legajo, a partir del faltante de documentación. Las teorías del caso comenzarán a reforzarse con las nuevas evidencias que expusieron ayer en la audiencia: que se trató de un homicidio doloso, agravado por tratarse de un funcionario público y con uso de arma de fuego”, indicó.

Por último, Campana reconoció que Sergio Di Franco solicitó reincorporarse para seguir prestando funciones en la Policía de Santa Fe. “Desde el Ministerio de Seguridad nos informaron que Di Franco pidió volver a la fuerza. En ese marco, dentro del proceso administrativo, incluye el pedido de reincorporación”.

Comentarios