Una vida de cuentos

La mediática que casi muere en un choque y hoy vive como una princesa

En 2007 alcanzí su pico de fama, pero fin de se año protagonizó un tremendo accidente vial que la dejó muy complicada. Se recuperó, se volvió a casar con un multimillonario y hoy tiene dos hijos


Tal como ella misma la definió, su vida es como la de Cenicienta. ¡O aún con una trama de superación y supervivencia bastante más fuerte que la de ficción!

Mariana de Melo nació en Misiones y llegó a Buenos Aires sola, cuando apenas tenía 18 años, y se puso a trabajar como empleada doméstica para sobrevivir.

Luego de incursionar como bailarina y haciendo algunos desfiles en boliches, la morocha desembarcó en “No hay 2 sin 3”, un programa de Canal 9 (con Pablo Granados, Pachu Peña y Fredy Villareal) y en 2007 le llegó su gran oportunidad al ser convocada para Showmatch, en el Patinando por un Sueño, lo que le permitió alcanzar fama y popularidad.

Con su carrera en ascenso, en diciembre de ese año sufrió un grave accidente que casi termina con su vida. La morocha venia con Fernando Correa, su maquillador, a bordo de un remise que la traía de regreso a Buenos Aires, luego de un desfile en La Pampa, porque ese mismo día la esperaban en Capital para grabar un programa.

A la altura de Pehuajó, el Peugeot 206 en el que viajaba de Melo embistió de frente a una cosechadora. “No me daban esperanzas de vida. Creían que iba a quedar en estado vegetativo. Fue duro, pero pude salir”, recordó la actriz.

“Estaba con la cara súper hinchada, sin la oreja izquierda, con el pómulo lastimado, los ojos cerrados, la cabeza toda cortada y rapada”, agregó.

Luego de varias intervenciones y tratamientos, Mariana empezó el camino de rehabilitación. Meses más tarde, como un milagro, regresó a las pistas del Bailando, incluso participó de alguna que otra obra de teatro. Pasaron los años y en 2012 encontró al hombre de su vida, el que curó todos sus males y la transformó en Princesa.

Se trata de Jose Fortunato, un empresario millonario del rubro alimenticio, con quien se casó.

Desde entonces, sus apariciones en los medios fueron cada vez más esporádicas, hasta que cumplió su gran sueño: ser madre. “Mis hijas, mi marido y mi familia, son lo más lindo que me pudo pasar en la vida. Soy una mujer muy feliz. Estoy en paz, muy tranquila”, declaró  durante una entrevista.

“Quedaba embarazada y siempre los perdía, no prosperaba. Y de estar súper feliz, otra vez venía el bajón. Así estuvimos, buscando mucho tiempo: perdí seis embarazos. Hasta que un día apareció Lupe. Y después quisimos tener otro hijo, y lo perdimos. Hasta que apareció Zoe”, reveló de Melo.

Según trascendió, desde el 2008 Mariana (que nació el 9 de enero) festeja su cumpleaños el 16 de diciembre, ya que para ella el día del accidente es el día en que volvió a nacer. “Ahora lo festejo en esta fecha porque para mí lo que pasó en el accidente es un nacimiento. Llegar a esta fecha para mí es muy importante porque volví a vivir. La luché, y acá estoy. Tengo vida”, expresó.

Comentarios