Tribunales de San Lorenzo

Lo imputaban por morder a una policía y tuvo un ataque de epilepsia en la audiencia

Se trata de un violento que ya registraba antecedentes de resistencia a la autoridad. El sábado pasado se peleó con su pareja y con la familia de ella en Villa Felisa. Cuando la Policía lo tenía arrestado, le mordió la mano a la oficial Maidana.

Un detenido que escuchaba la acusación por morderle la mano a una policía sufrió un ataque de epilepsia en plena audiencia y tuvo que ser asistido por el servicio de emergencias de Amce, durante la imputativa que ayer se llevó adelante en Tribunales de San Lorenzo.

Tras el inédito episodio, el juez Carlos Gazza resolvió otorgarle una medida no privativa de la libertad por 30 días a Laureano David Salcedo, con la condición de que constituya domicilio en casa de su madre en la ciudad de Santa Fe, confiaron voceros judiciales.

En la audiencia imputativa, el fiscal Juan Ledesma le atribuyó a Salcedo lo ocurrido el sábado pasado a las 22.15 en la zona de casas precarias de Ingeniero White al 400, en Villa Felisa. Según la acusación, se resistió al arresto que llevaba adelante personal del Comando Radioeléctrico de San Lorenzo, que había sido convocado por una pelea entre el imputado y su pareja, a la que luego se sumaron familiares.

Salcedo estaba junto con un amigo y ambos salieron corriendo del lugar. Para intentar deshacerse del procedimiento policial, Sergio S. golpeó en la cara al suboficial Pavicich, por lo que personal del Comando Radioeléctrico salió inmediatamente a perseguirlos, refirieron fuentes tribunalicias.

Los uniformados lograron darle alcance a Salcedo y su amigo Sergio S., para luego reducirlos en medio de un forcejeo. Pero cuando Salcedo estaba esposado en la parte trasera del patrullero, le mordió la mano a la oficial Carla Maidana según precisó la acusación del MPA.

Fue por ello que el fiscal Ledesma solicitó prisión preventiva por 30 días. Y recordó que el 13 de mayo pasado se le imputó un delito similar a Salcedo, cuando tomó a golpes de puño al oficial Segovia, fracturándole la mandíbula.

Por su parte, el defensor Franco Fosco solicitó la libertad con restricciones del imputado, fijando domicilio en casa de su madre en la ciudad de Santa Fe. Tras el ataque de epilepsia del acusado, el juez Gazza resolvió otorgarle una medida no privativa de la libertad. Asimismo dispuso la prohibición de acercamiento y contacto con la familia Navarrete domiciliada en Ingeniero White al 400. Todas las medidas hasta el 20 de octubre de 2022.

5